Gracia Alonso de Armiño, jugadora del Movistar Estudiantes, trabajó de enfermera en verano en plena pandemia. Este jueves estará en el torneo copero.

 

Que tu primer trabajo como enfermera sea en mitad de una pandemia debe de ser como jugar tu primer partido de baloncesto en una final de la NBA. Es lo que le sucedió a Gracia Alonso de Armiño (Bilbao, 1992), jugadora del Movistar Estudiantes, que el verano pasado 'debutó' en el hospital de Cruces de Barakaldo en plena amenaza por el coronavirus.

Luego cambió el equipamiento para luchar contra el virus por la camiseta del Estu, recién ascendido a Liga Femenina. Las colegiales son la revelación de la temporada y este jueves descorchan la Copa de la Reina, que se disputará en Valencia hasta el domingo. Compatibilizar las dos cosas es imposible. "No hay ningún turno de enfermería que se adapte al equipo. Si trabajara, estaría como un zombi", cuenta la ala-pívot de 1,82 metros.

Los padres de Gracia son médicos especialistas. También tiene una hermana que está haciendo la residencia como intensivista, otra es enfermera y una más es odontóloga. "Pocas veces recuerdo haber ido a un hospital de pequeña. Nos curaban en casa", bromea. Con esos antecedentes, su camino estaba escrito.

Ella acabó la carrera tras cuatro años en la Universidad de Freed-Hardeman, cerca de Memphis. A su regreso a España, tras un año jugando en Suecia, tuvo que repetir las prácticas. Ya con la pandemia encima, se graduó 'on line' el curso pasado. A primeros de junio, empezó a trabajar. "Trabajar en el hospital fue una experiencia dura. Nadie está preparado para algo así. Siempre te llevas algo a casa. Y a las labores que hay que hacer normalmente se suma la acumulación de pacientes, de tareas... No das abasto y se robotiza el trabajo. Es difícil no caer en la frustración".

Los aplausos a las 20.00 horas fueron el primero de muchos reconocimientos a los sanitarios, aunque la jugadora colegial no cree ser "ninguna heroína. Los sanitarios siempre hemos estado ahí. Se nos ha dado visibilidad por las circunstancias. Nos llamaron y lo hicimos lo mejor que pudimos. Somos un ejército fundamental al que, hasta que no pasa algo, no se le valora".


El sueño olímpico

El próximo verano no sabe si regresará al hospital. Está en la selección española de 3x3 y desde mayo buscará en el Preolímpico una plaza en los Juegos. "Este físico no lo voy a tener siempre. La enfermería estará ahí esperándome porque es la profesión que he elegido", dice Alonso, que también practica ciclismo, patinaje, natación y pádel, toca el safoxón después de ocho años en el conservatorio y también el piano

Ahora afronta la Copa de la Reina "muy ilusionada. Es un regalo que simboliza todo el esfuerzo y las ganas que hemos puesto desde la pretemporada". El Estu irá por el lado más duro del cuadro: en cuartos, Spar Girona, y en una hipotética semifinal, seguramente Perfumerías Avenida, que no ha perdido aún esta temporada y, sumando el final del curso anterior, acumula 40 victorias seguidas. "Grandes rivales, pero no tenemos nada que perder. A un partido, es un cara o cruz", afirma antes de rendirse a Laia Palau, su rival esta tarde: "Es un honor jugar contra ella, disfrutarla y aprender. Es un ejemplo a seguir, una grande".

Y para acabar, Gracia reflexiona: "Esta situación no va a durar siempre y hay muchas cosas por las que sentirse agradecido". Palabra de quien estuvo en primera línea de una de las batallas más duras que ha librado la humanidad. No se ve como una heroína, pero ya es una MVP.

 

 

 

 

Nacho Duque
marca.com
fotos LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO & GRACIA ALONSO DE ARMIÑO