El Durán Maquinaria Ensino se encontrará al anfitrión Perfumerías Avenida en su vuelta a la Copa de la Reina 14 años después

 

Catorce años llevaba el Durán Maquinaria Ensino sin estar en la concentración de los mejores equipos de España de baloncesto femenino. Mañana arranca la Copa de la Reina en Salamanca y allí comparecerá el conjunto lucense en busca de una proeza luchando contra los elementos de un torneo con un claro favorito: el Perfumerías Avenida. Será precisamente este equipo, el anfitrión de la cita, el rival en los cuartos de final de las huestes de Carlos Cantero, que echa su imaginación a volar sin perder de vista los grandes obstáculos que se encontrará su equipo.

—¿Qué supone para el club volver a competir en la Copa de la Reina tantos años después?

—Tiene mucho mérito y supone un orgullo enorme. Es verdad que nos metimos como octavos, pero desde la clasificación el equipo no ha dejado de crecer y de subir posiciones, así que la afrontamos en un buen momento y sin complejos.

—Nervios, ilusión, ansiedad, serenidad... ¿Cuál es la sensación que más percibe en el equipo?

—Noto nervios, pero nervios positivos, de los buenos. Y ganas, muchas ganas de hacer algo grande siempre desde el respeto al rival, al ambiente y a todo lo que allí nos vamos a encontrar.

—No han tenido suerte en el sorteo. El Perfumerías Avenida era el peor rival posible.

—Sin duda. Por calidad, experiencia y talento es quizás el mejor equipo de España y seguramente uno de los mejores de Europa, y además juega en casa, con el apoyo de su afición... Todo juega en nuestra contra menos la presión, que es para ellas.

—La fórmula para ganarles ya la saben. Del Pazo se fueron derrotadas en la primera vuelta.

—Silvia Domínguez ya lo ha dejado claro, solo piensan en la Copa. No se pueden permitir quedar eliminadas con el octavo y seguro que será muy difícil volver a sorprenderlas, pero ya veremos qué pasa.

—¿Qué premisas son innegociables para poder ganar?

—Estar concentradas durante los 40 minutos, dominar el rebote y tener acierto en el tiro.

—Casi nada. E incluso, a lo mejor, ni con eso basta...

—Ni basta, es verdad... El rival tiene armas para todo. Lo poco que sabemos hacer debemos hacerlo perfecto para tener opciones.

—Si pudiera, ¿a qué jugadora rival borraría del partido?

—A Silvia Domínguez. Lleva el control, es el mando, la capitana y en ella empiezan los sistemas. Todo lo que podamos incomodarla será dar un paso adelante.

—Ante el Gernika se vio un Ensino irreconocible. ¿Fue solo un mal día o ya tenían la cabeza en la Copa?

—Todos los errores que cometimos los aprovecharon de una manera espectacular. Jugando como lo hicimos es difícil ganar al Gernika, el Perfumerías o el Valencia, pero a lo mejor nos llegaría ante otros equipos. Lo que tengo claro es que esa derrota no nos afectará a la moral para la Copa.

—Pabellón lleno y el anfitrión enfrente. ¿Teme que esto pueda condicionar el arbitraje?

—Me preocupa mucho menos el arbitraje que la presión ambiental, ya que no estamos aconstumbradas y el rival sí. Ellas son todas internacionales y están habituadas a jugar en ambientes calientes y con mucho ruido. En nuestro equipo, a algunas jugadoras las puede motivar, pero puede haber otras que se achiquen.

—En este tipo de torneos generalmente hay sorpresas y casi siempre el primer día.

—Siempre, eso es lo bonito de la Copa.

—Una última. ¿Se atreve a hacer una quiniela?

—Vamos allá. Gernika-Ensino y Girona-Valencia, las semifinales; y la final, Ensino-Valencia.

—Y el título para...

—El Ensino. Vamos a traernos esa copa, le tenemos ganas y seguro que luce mucho en nuestras vitrinas.

 

I. Meitín Buján
foto: Óscar Cela
lavozdegalicia.es