Teresa Sánchez define una a una a las campeonas de Copa

 

 

 

 

 

⛹️‍♀️ Maite Cazorla. El futuro ya está aquí.

Paso a paso y sin precipitarse, la jugadora canariona se ha hecho con la confianza de su entrenador. Ya sea de base o acompañando tanto a Silvia Domínguez como a Andrea Vilaró, Maite ha sabido adaptarse a su lugar y ha hecho valer su particular desparpajo, entremezclado con una sabiduría que augura un futuro más que prometedor. Ejemplo de crecimiento, tanto ofensivo como defensivo, y de evolución de equipo, ha alcanzado en la Copa en su mejor momento de la temporada disputando la final de tú a tú ante jugadoras como Laia Palau o Nuria Martínez.

 

 

 

 

 

⛹️‍♀️ Silvia Domínguez. El corazón de la máquina.

Pocos podrían atreverse a definir a una jugadora de la envergadura de Silvia Domínguez. Con una magia de envidiar, una calidad testada y una experiencia trabajada durante años, la base titular de Perfumerías Avenida ha sabido transmitir a su equipo la importancia del segundo título de la temporada, tanto dentro como fuera de la pista. Vital en los primeros compases del partido marcando el ritmo de su cuadrilla durante los tres encuentros disputados, Domínguez ha vuelto a demostrar que todavía le queda mucho y que resulta imprescible dentro del club rey de la ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

⛹️‍♀️ Tiffany Hayes. La pantera MVP.

Su explosividad la hace imparable, venía con ella de serie, pero usar sus cualidades con una mayor amplitud y de cara al equipo, ha hecho que sea considerada como la mejor jugadora de la final. Desequilibrante, ha marcado la diferencia en el partido a su antojo. Ni problemas ni chichón ni 'palos' en la semifinal y en la final nadie ha podido con ella porque sin espacio buscaba la penetración y con él ha tenido acierto en el tiro. También en defensa ha ido con todo y gracias a actitudes como la suya, Avenida ha sido campeón.

 

 

 

 

 

⛹️‍♀️ Kriss Vitola. De más a saber esperar.

La pívot azulona salió de inicio en los dos primeros encuentros, tanto en los cuartos de final frente a Ensino de Lugo, como frente a Araski, Miguel Ángel Ortega la eligió por delante de Hof para salir en el quinteto inicial. Sin embargo, la final y frente a Coulibaly su compañera sobresalió por encima de ella porque en una cita así hace falta saber sacar la máxima dureza y a ella le cuesta como se vio ante Araski. Supo esperar en el banquillo, metida en partido para aprovechar sus minutos tanto para anotar, como para mantener el control del rebote, teñido de azul en los momentos claves de la final.

 

 

 

 

 

 

 

 

⛹️‍♀️ Temi Fagbenle. Hielo ardiente.

Parece distante, pero por dentro corre por sus venas la sangre a mil por hora. Pese a llegar a mitad de temporada y tener sus más y sus menos, Temi Fagbenle se ha puesto el mono de trabajo y ha demostrado el por qué de su fichaje. Sus movimientos y juego de pies en la zona han supuesto un auténtico quebradero de cabeza para sus rivales y además la jugadora británica ha sumado en todas las defensas, desde la faceta defensiva, a base de tapones, rebotes e intimidaciones, hasta la ofensivo con puntos decisivos del encuentro. Sólo problemas de faltas la sacaron de alguno de los encuentros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

⛹️‍♀️ Andrea Vilaró. Navaja suiza.

Está para todo lo que le piden, defensa, uno, dos y si hace falta en la zona pues también. Sus ganas de más y de sumar hacen que a pesar de los pocos minutos disputados en la semifinal y en la final, el nombre de Andrea Vilaró esté en boca de todos, porque sí. Porque recibe y da abrazos, de la misma forma que asistencias y puntos, porque llora sin medio, al igual que sale a la pista, a ser ella misma, Andrea se ha ganado a Salamanca y ha conseguido su primera Copa de la Reina.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


⛹️‍♀️ Laura Gil. Iron Women.

Siempre está ahí y aportando su mejor versión. La murciana aporta para que el resto brillen y la que suma sin pedir nada a cambio. Laura Gil es la pieza central que une al resto, la lucha, la garra y el ejemplo de la filosofía, made in Miguel Ángel Ortega, que tanto caracteriza al equipo charro. Su regularidad ha sido casi como la de un robot durante toda la Copa y al rebote ha sido un bastión. Haciendo el trabajo sucio, ha conseguido que Salamanca, teñida de azul, vuelva a disfrutar.

 

 

 

 

 

 

 

⛹️‍♀️ Emese Hof. De niña a mujer.

Su cara, delata a la inocencia en persona, pero en la gran final de la Copa de la Reina, la sonrisa de Emese Hof se borró hasta el pitido final del encuentro frente a Uni Girona. Con la experencia de una jugadora que parece haber disputado finales toda su vida, anuló a la gran titán del conjunto catalán, Coulibaly, y junto a Laura Gil dominó la zona de principio a fin de partido. No solo ha destacado en la final, sino que haciendo lo que pocas veces se ve y no sale en las estadísticas, la holandesa emerge como un arma, que a buen seguro Perfumerías Avenida guardará a buen recaudo.

 

 

 

 

 

 

 

 

⛹️‍♀️ Jewell Loyd. Extraterrestre.

Habituada a destacar, Jewell Loyd ha sido todo un ejemplo de compañerismo sonriendo con las jugadas que veía hacer en primera fila a su compañera Tiffany Hayes. Orgullosa del resto del equipo, en la finalhemos visto su mejor versión a la hora de capturar rebotes y robar balones. Además de anotar, su lado más sobresaliente, la americana ha demostrado que sabe que también sabe ser la mejor desde un segundo plano. Eso en el partido definitivo porque en la retina de todos quedará la exhibición de puntos, movimientos y recursos que ofreció en los cuartos.

 

 

 

 

 

⛹️‍♀️ Karlie Samuelson. Mosquetera.

Ejemplo del uno para todos y todos para uno. Su imagen desde el banquillo mostraba el sentimiento común de un equipo que ha vivido y trabajado por y para este momento, ganar a Girona tras cinco partidos consecutivos sin conseguir la victoria y además, en la final de la Copa de la Reina. Si tocaba jugar bien, pero si había que descansar, el banquillo se convertía en parte del infierno de Multiusos de la mano de la británica.

 

 

 

 

 

 

 

 

Teresa Sánchez
tribunasalamanca.com
fotos: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO