El Uni marcha esta mañana hacia Vitoria para jugar una Copa donde las gerundenses salen como favoritas junto a la Avenida, aunque Surís avisa del peligro del Valencia en cuartos de final

 

«Por mucho que me preguntéis por hipotéticas semifinales o finales que no existen no podré responder, porque sería hacer de futurólogo y no en soy». El Spar CITYLIFT Girona marcha hoy hacia Vitoria donde todo el mundo, o casi, prevé que el domingo se dispute el primer gran título de la temporada en uno de sus clásicos duelos con el Perfumerías Avenida. Antes de la final del domingo, sin embargo, el Uni deberá superar dos eliminatorias que, este año, por alegría de la veterana Laia Palau, que se define como «una clásica» a quien le «gustan las cosas como se han hecho siempre », la Copa vuelve a ser de ochos con cuartos de final, semifinal y final. «No existe ningún partido que el de cuartos de final contra el Valencia, estamos citados para jugar el jueves a las cinco de la tarde y no tenemos otro rival que este», explicó ayer Eric Surís sobre el duelo de cuartos de final ante un Valencia que, con jugadoras con experiencia como Anna Gómez o María Pina, aspira a protagonizar la gran sorpresa de la Copa en el partido que mañana, jueves, abrirá la competición a las cinco de la tarde en el pabellón de Mendizorrotza.

«El Valencia es el rival más complicado de los cuatro que nos podían tocar, tantpel cuanto a potencial como clasificación, y eso ya quedó claro en el último partido que jugamos contra ellas en Fontajau, en que fuimos muchos minutos por detrás en el marcador », aseguraba ayer el técnico sobre el primero de su equipo en una Copa donde llegan con la plantilla más larga de la temporada porque todavía habrá Shay Murphy y ya se ha incorporado Gabby Williams. «Es una situación un tanto paradójica, después de muchos momentos de la temporada con 8 jugadoras ahora llegamos a la Copa con 11, es un privilegio que intentaremos explotar; Williams está para jugar, desde el punto de vista físico es una jugadora privilegiada y ya nos podrá ayudar aunque lógicamente como cualquier jugadora necesitará su proceso de adaptación », dijo Surís sobre el hecho de que mañana, contra el Valencia y el largo de esta Copa, contará con 11 profesionales por primera vez esta temporada.

Una de las 11 será Shay Murphy, que, después de la Copa, volverá a Estados Unidos por motivos familiares y lo quiere hacer con un nuevo título en su palmarés. «Me encanta la Copa porque es un torneo muy corto en el que puedes ganar un título en sólo tres o cuatro días», decía ayer Murphy, quien reconocía que «será mucho mejor si puedo volver a los Estados Unidos diciendo mira lo que he ganado; creo que es un sueño para cualquier jugadora terminar una temporada levantando un trofeo en un pabellón lleno con todo el mundo gritando ». Emocionada por las sensaciones contradictorias que está viviendo estos días, Murphy sabe que su familia la necesita ahora en Estados Unidos pero quiere volver a California con un buen sabor de boca: «No quiero hablar mucho de ganar la Copa, porque cuando deseas demasiado algo entonces te sale mal ... ». Eso sí, una vez se vaya, Shay Murhy está convencida de que su sitio será muy bien cubierto por Gabby Williams: «Es muy atlética, tiene buena mano y viene de la universidad, donde ganó 100 partidos seguidos ... Y, además , seguro que defenderá mucho mejor que yo porque es más joven (risas ...) ».

Y si Shay Murphy está ilusionada con la Copa, Rosario Buch lo está siempre por todo. Y ayer, aunque avisó de que «los ocho equipos que vamos a la Copa ya hemos demostrado que podemos ganar a cualquier rival, siempre hay sorpresas y partidos trampa», ya tenía claro que «ganar una Copa con Girona tras haber perdido dos finales sería especial ». Incluso para una veterana con muchos títulos como Laia Palau, añadir con 39 años una Copa en su palmarés es un objetivo goloso. «Tampoco he ganado tantas copas, son cuatro con el Valencia, pero la última ya es del 2011; lo cierto es que hace dos años no hubiera imaginado volviendo a jugar una Copa », decía ayer Palau, que con Rosó Buch, Nuria Martínez y Shay Murphy son las cuatro jugadoras del Uni que tienen el trofeo. Faltan el resto, empezando por Nadia Colhado, que ayer no ocultaba que «no tengo muy buen récord de la Copa del año pasado, porque no ganamos, pero esta vez vamos con las mismas ganas y con un equipo más maduro» .

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat
foto: Marc Martí
Google Translate (sin revisar)