Las placentinas debutan en la fase de ascenso a la Liga Endesa midiéndose al equipo anfitrión, uno de los grandes favoritos

 

El deporte es un mundo lleno de frases hechas. La más paradigmática es que 'cualquier cosa puede pasar'. Y, aunque las frases hechas cuesta poco elaborarlas y menos decirlas, encierran parte de razón. En ningún otro ámbito de la vida se producen tantos milagros como en el deporte. Y eso es lo que busca el Miralvalle en la histórica fase de ascenso a la Liga Endesa que va a disputar desde este jueves en el Pabellón Europa de Leganés: un milagro.

Es, por mucho, el más modesto de los doce equipos (divididos en cuatro grupos) que van a buscar los dos puestos de ascenso a la máxima categoría del baloncesto femenino nacional. Es, además, el único que la pasada temporada no militaba en Liga Femenina 2. Ninguna de sus jugadoras tenía experiencia en dicha categoría. Y por si fuera poco, en la recta final de la liga regular perdió a dos jugadoras de rotación habitual como Andrea Cueva y Tia Weledji que mermaron a una plantilla ya de por sí muy estrecha.

Resumiendo, si el Miralvalle logra el ascenso a la Liga Endesa, esa hazaña tendrá que sumarse a esa lista de milagros que de vez en cuando se registran en las canchas. Y sabiendo eso, el conjunto extremeño lo va a intentar por todos los medios. «Es un sueño para nosotros. Vamos con la ilusión de hacer un buen papel a pesar de que sabemos que las opciones son pocas por el gran nivel de los rivales, tanto por plantillas como por presupuestos», dice el entrenador colegial Raúl Pérez.

Al preparador placentino no le gusta la palabra 'cenicienta', pero asume que habrá que rozar la perfección para poder competir. «Esta temporada hemos demostrado que somos un equipo difícil de batir y que ponemos las cosas difíciles a todos. Creo que podemos hacer un buen papel. Y también queremos disfrutar de la fase, porque estos momentos se viven poco a lo largo de una carrera», señala Raúl Pérez.

Su primer rival será el Ynsadiet Leganés (17.30), que llega a esta cita como primer clasificado de su grupo con un balance de 25-1. Será su quinto asalto a la Liga Endesa, que estuvo a punto de alcanzar en un par de ocasiones. Ahora, con una plantilla plenamente profesional y su propio pabellón, el ascenso se hace casi obligado.

«Es un gran equipo, con diez jugadoras que pueden jugar en cualquier momento sin bajar el nivel. Si queremos estar en partido, tenemos que ofrecer nuestra mejor versión. Es el rival a batir y lo normal es que estén en semifinales», dice el técnico.

En este partido debutará la canaria Sara Castro, escolta canaria de 21 años que ha llegado esta semana procedente del Arxil. «A pesar de ser joven, ha jugado fases finales de Campeonatos de España y ha estado en dinámica de Liga Femenina-1 con el Spar. Nos va a venir muy bien», reconoce Raúl Pérez.

Los partidos se disputan en el Pabellón Europa de Leganés en formato 'burbuja', bajo un estricto protocolo de seguridad y con un aforo restringido a tan solo 300 espectadores. Tras jugar este jueves, el Miralvalle disputará el viernes su segundo encuentro ante el Horta a la misma hora.

J.C. Ramos
hoy.es