Para meterse en la semifinal de esta Fase de Ascenso, para luchar por estar al menos deportivamente el año próximo en LF Rivas Promete tenía que ganar de más de 16 puntos, al final ganó y lo hizo precisamente de 16 pero no fue suficiente. Les faltó un punto, tan solo un punto.

 

Rivas Promete salió enchufado los primeros minutos y logró irse en el marcador con un parcial inicial de 0-8. Las madrileñas están 1-1 en esta Fase de Ascenso con lo que el partido es vital para ellas. Una victoria sin más no les vale. Necesitan el más difícil todavía y eso implica ganar a Femení Sant Adrià de más de 16 puntos. Sin duda es una gesta complicada pero por cómo han saltado a la pista en estos primeros minutos están dispuestas a darlo todo para poder conseguirlo. A lo largo del primer cuarto las ripenses llegaron a la decena de puntos de ventaja ya que Femení no terminaba de ver aro con facilidad.  Con 6-17 para Rivas Promete terminaba el primer cuarto.

 El segundo tuvo la misma tónica ascendente para Rivas Promete, tanto que llegó al descanso ampliando más su ventaja. Misma tónica que también siguió Sant Adriá puesto que de nuevo se quedaron por debajo de los 9 puntos. Se llegaba al descanso con 17 puntos de renta para Rivas Promete, justo los puntos que necesitaban de ventaja para meterse en una de las finales del domingo. A partir de ahora las ripenses tendrían que gestionar esa ventaja.

Pero comenzó la segunda parte y tras llegar al 16-42 las jugadoras de Jordi Vizcaíno plantearon una zona que Rivas no supo cómo atacar. Estuvieron alrededor de 7 minutos sin conseguir convertir ningún tiro y eso le dio alas a las catalanas. Parecía que habían encontrado el modo de frenar el juego de Rivas. Un Rivas que ganó en la jornada inaugural pero que en el día de ayer estuvo desaparecido de la pista. Al comienzo del encuentro parecía que en lugar de encontrarse en el Serrano Macayo de Cáceres estaban jugando en su cancha del Cerro del Telégrafo, pero tras descanso esa sensación desapareció. Aún así el parcial de este tercer cuarto fue de 11-10, con lo que la ventaja apenas había disminuido un punto.

Sólo uno, sí, pero era el punto que les faltaba. Los últimos 10 minutos de encuentro fueron los más igualados, de echo terminó con 16-16 de parcial. Una canasta de Marta Blanes que parecía un triple dejaba a Rivas Promete 17 arriba, pero se señaló como canasta de dos puntos, a pesar de que en el marcador también señalaron tres.

Atacaba Rivas y Gema García subía el balón. Estaba haciendo un partido memorable, como sólo ella es capaz de hacerlo, pero ahí falló. Las ganas de querer ganar el partido hicieron que enviase un balón demasiado alto a Regina Gómez y ésta no pudo alcanzarlo. Un fallo Gema, sólo un fallo en un partido impresionante por tu parte. Aún había tiempo pero Sant Adriá agotó su posesión y aunque a Rivas le quedaban 2 segundos el reloj no se paró y ahí terminó el sueño de un equipo y empezó el del otro.

Desolación en un lado de la pista y lógica euforia en el otro. Enhorabuena a Sant Adrià por su victoria y por su clasificación para el "gran partido", pero enhorabuena también para las jugadoras de Rivas que lo dieron absolutamente todo y que tuvieron el sueño al alcance de la mano. No hay ningún pero para ellas. Y menos para Gema García

 

V.A.

LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (CÁCERES)