El equipo celeste sólo perdió en las dos primeras jornadas en dos ocasiones más en las diez campañas que lleva en la segunda categoría

 

El Celta Zorka Recalvi inicia su décima temporada consecutiva en la segunda categoría del baloncesto femenino español, antes Liga Femenina 2 y ahora Liga Challenge. Todo un veterano en estas lides que mira con preocupación un arranque con dos derrotas consecutivas, circunstancia que sólo ha vivido en dos ocasiones en toda esta experiencia reciente. Y esos cursos no coinciden, precisamente, con sus mejores prestaciones.

En la campaña 2015-2016, la primera con Cristina Cantero al frente del banquillo celeste, un equipo netamente canterano comentó la campaña con cinco derrotas consecutivas (León, BF Aragón, Ensino, Adareva y Al-Qázeres). Después, el por entonces Celta Selmark logró reconducir la situación para acabar, eso sí, en la octava plaza de su grupo. Lejos del descenso en cuanto a puntuación, pero también lejos de la zona noble, con un balance 12 victorias y 14 derrotas.

Al curso siguiente, ya como Celta Zorka, de nuevo el arranque no fue el mejor, cayendo de forma consecutiva ante Añares Rioja (50-55) y Sant Adriá (80-55). Al menos, en esta ocasión el primer triunfo llegó ya en la tercera jornada y de forma más que contundente: 98-29 al Universidad de Oviedo. Esta temporada, el equipo fue octavo de grupo.

En la actualidad, el Celta Zorka Recalvi estrena la nueva Liga Challenge, más exigente que la anterior Liga Femenina 2. Y esa exigencia, además de factores puntuales de preparación y de confección de plantilla, se le ha atragantado un poco a las pupilas de Cristina Cantero, una plantilla de un perfil distinto a aquela de la 15-16. Las derrotas ante Paterna y Extremadura no alarman. Pero conviene ganar mañana en Granada (20:00).

 

Santi Alonso
atlantico.net