El equipo vigués levantó una desventaja de 13 puntos para imponerse al Ardoi y volver al camino de las victorias

 

El Celta Zorka Recalvi se impuso ayer al Osés Construcción Ardoi en el pabellón de Navia tras firmar una espectacular remontada que llevó a las celestes a levantar en el último cuarto una desventaja que llegó a ser de 13 puntos en el tercero. Marita Davydova, con un doble-dobe de 10 puntos y 13 rebotes, y Laia Lamana, que sin completar su mejor encuentro resultó decisiva en el tramo final, lideraron un triunfo en el que destacó también Sara Castro, la máxima anotadora de las locales con 13 tantos. El triunfo pone fin a una racha de dos derrotas seguidas antes de afrontar la doble cita de la próxima semana, el jueves en la pista del Pacisa Alcobendas y el sábado, en la del Recoletas Zamora.

El equipo vigués protagonizó un comienzo fulgurante, un 7-0 de salida que llevó al entrenador visitante, José Javier Unzue, a pedir tiempo muerto cuando se llevaban poco más de dos minutos jugados. Mulligan inauguró el marcador con un lanzamiento a media distancia, continuó Mariona Martín con un triple y Sara Castro cerró el parcial. La escolta canaria volvió a encestar a la vuelta con posibilidad de 2+1, pero erró el tiro libre y a partir de ahí empezó la reacción visitante, que se produjo sobre todo desde el lanzamiento exterior y las penetraciones a canasta.

Avisó primero Ujevic con el 9-3, pero Martín seguía manteniendo la ventaja celeste y entre Echeverria y Santibáñez redujeron la diferencia a nada en el minuto 8 (12-12). Mulligan volvió a poner por delante al Celta inmediatamente y Lamana abría brecha con un robo y canasta marca de la casa, pero la visitante Santibáñez se mostraba imparable. Dos triples suyos neutralizaron de nuevo la ventaja local y un último lanzamiento exterior de Echeverria justo al final del primer cuarto situaba a las navarras por delante en el marcador por primera vez (20-21, min.10).

En el segundo cuarto, el Ardoi mantuvo su efectividad mientras las jugadoras viguesas se atascaban. En apenas cuatro minutos, Lamana cometía la segunda personal y se iba al banquillo, Coello hacía una falta en ataque y un triple de Ujevic daba a las visitantes una renta de seis puntos (22-28, min.14), lo que obligó a Cristina Cantero a parar el partido.

De regreso a la pista, los dos equipos se enzarzaron en un intercambio de golpes que dejó las cosas parecidas al descanso, al que se llegó con una ventaja de ocho tantos para las navarras (32-40, min.20) tras unos minutos vertiginosos en los que ambos mostraron sus mejores armas y también sus deficiencias.

El Celta regresó de los vestuarios con Laia Lamana en el quinteto, pero la base catalana hizo una tercera falta que llevó a su entrenadora a reservarla en algunos momentos. El Ardoi aprovechó para hacerse de nuevo con el control del encuentro, con Faussurier haciendo daño en la pintura y Echeverria bombardeando desde el exterior. Una canasta de Arregui puso doce puntos de diferencia en el marcador y Cantero pidió tiempo muerto (37-49, min.25).

Con una defensa en zona, el conjunto vigués empezó a recuperar terreno y, aunque el Ardoi llegó a ganar por 13 puntos (38-51, min.27), en tres minutos las celestes dejaron esa ventaja en nueve para afrontar el último periodo con opciones (45-54, min.30). Y ese acto final se convirtió en una montaña rusa de juego y emociones. Entró mejor el Celta, que con un 2+1 de Sara Castro y una canasta de Lamana se puso a cuatro puntos (50-54, min.32), pero reaccionó el bloque navarro y en menos de dos minutos, aprovechando una antideportiva rigurosa de Sara Castro, subió de nuevo la renta a diez tantos (50-60, min.33).

El conjunto celeste cerró su aro con una extraordinaria defensa y, poco a poco, fue recortando diferencias por medio de Castro, Lamana, Celia García y Davydova. A 1:37 del final, la pívot rusa empató el encuentro (60-60) ante la incredulidad del entrenador visitante, que reclamó un tiempo muerto para tratar de reanimar a sus jugadoras tras encajar un parcial de 10-0. Santibáñez rompió la sequía navarra con un tiro libre a 1:12 y, después de dos ataques fallidos, Lamana sentenció con una bomba que hizo estallar las gradas del pabellón de Navia cuando quedaban poco más de cinco segundos para el término del encuentro (63-61).

Pero el Osés Construcción Ardoi todavía no se dio por vencido y, en un ataque comandado por Itziar Arregui, la base del equipo de Cizur Menor consiguió sacar la falta y dos tiros libres cuando quedaban apenas unas décimas por disputarse. La jugadora visitante erró el primero y tiró el segundo a fallar, pero Mulligan se hizo con el rebote y el Celta Zorka Recalvi se llevó un partido que parecía perdido minutos antes.

Javier Campa
atlantico.net
foto Vicente Alonso