Celta Zorka Recalvi cerró el pasado sábado su participación en la primera edición de la Liga Challenge, en la que consiguió meterse en el ‘play-off’ por el ascenso -fue octavo en la liga regular- y se quedó fuera de la ‘final four’ al ser eliminado en cuartos de final por el Recoletas Zamora, que superó los cinco puntos de su derrota en Navia (54-49) con un triunfo por 11 en el pabellón Ángel Nieto (80-69).

 

Una vez terminado el curso llega el momento de hacer balance y en el club las sensaciones son muy positivas. “Creo que ha sido una buena temporada. Durante el año ha habido momentos de irregularidad por distintos motivos, como la lesión de Coello, que Musa no llegaba, que las extranjeras aterrizaron un poco tarde y costó un tiempo compenetrarnos… Pero cuando hemos conseguido rodar todas a la vez, el crecimiento ha sido muy grande en toda la segunda vuelta”, resume la primera entrenadora del Celta, Cristina Cantero, que considera que “hemos sido muy competitivas. Nos ha salvado el hecho de ser tan fuertes en casa y nos han ‘matado’ esas derrotas fuera, una en la prórroga, otra de muy pocos puntos… Pero, en general, estoy contenta porque lo que busco es que las jugadoras crezcan durante la temporada, que el equipo crezca y que compitamos siempre al 120 por ciento. Y esos objetivos están ahí. Obviamente, luego en la competición hay rivales que son mejores que tú y no se puede”.

Carlos Colinas, director general del club vigués, sostiene que esta primera Challenge ha sido “una nueva experiencia en cuanto a competición. Creo que todos estábamos expectantes por lo que iba a dar de sí esta nueva liga y se ha visto un torneo muy exigente, largo y que nos ha obligado a todos los equipos a dar lo mejor, sobre todo desde el punto mental y físico. Hemos tenido que gestionar momentos difíciles, en nuestro caso noviembre y diciembre, hasta la llegada de Musa, y luego en el mes de febrero, con la suspensión por el covid. Pero el nivel de la liga ha sido altísimo, la exigencia física es totalmente diferente a la de Liga 2, muy cercana a la Liga 1, y a medida que pasaba la temporada íbamos superando dificultades”.

“Desde mediados de febrero hasta el final, el equipo ha mostrado su mejor versión y hemos llegado al final de temporada en el mejor momento de juego”, agrega Colinas, que ve en la exigencia física el mayor aprendizaje sobre la nueva competición: “Creo que el componente físico es esencial, más que la experiencia. Ha habido equipos expertos que han rendido por debajo de sus posibilidades y, sin embargo, los físicamente potentes, como el Barça, Zamora o Murcia, están ahí”.

El director general recuerda que “hay plantillas, como la de Estepona, que ha tenido 17 jugadoras y se ha quedado fuera, y alguna otra ni siquiera ha entrado en ‘playoff’. Siempre aspiras a lo máximo, pero viendo el nivel de esta liga el ascenso está muy caro y estamos muy satisfechos con la temporada”.

 

El club vigués tratará de dar continuidad a este proyecto

Recién terminado el curso 2021-22, el Celta Zorka Recalvi empieza a pensar ya en la próxima temporada, en la que el objetivo es dar continuidad al proyecto actual con algunos retoques, aunque todo dependerá del presupuesto que se consiga aprobar y de los movimientos en el mercado.

En primer lugar, el club abordará la renovación del cuerpo técnico que encabeza Cristina Cantero. “Acabamos de terminar y todavía no he hablado con nadie, pero yo me siento con ganas y me pondré al servicio de lo que diga la directiva. Dependerá de la idea que tengan. Si vamos por el mismo camino, no habrá problema, pero si ellos tienen pensada otra cosa y yo no estoy de acuerdo, pues nada. Nunca va a haber ningún problema”, explica la entrenadora, que sobre la plantilla señala que “la continuidad es lo ideal, pero el mercado es complicado y hay que ver qué nos depara”.

“Creo que la continuidad siempre ayuda a seguir creciendo, pero somos conscientes de que hay jugadoras que han hecho una muy buena temporada y van a tener aspiraciones de mejores contratos o incluso de jugar en la máxima categoría”, apunta Carlos Colinas.

Tanto el director general como la entrenadora del Celta consideran que un buen objetivo para la próxima temporada sería “intentar que el proyecto dé un paso más”, es decir, alcanzar la ‘final four’ en 2023. “No vamos a llegar a obligaciones perentorias de ascenso sí o sí, como pueden tener Zamora o Murcia este año, pero si somos capaces de consolidar económicamente el proyecto, intentaremos estar arriba”, indica Colinas

Javier D. Campa
atlantico.net