El Celta Zorka Recalvi arrancó con mal pie la pequeña gira madrileña que protagonizará esta semana. Las viguesas perdieron en Alcobendas y dieron un pequeño paso atrás después de haber encadenado buenos partidos en las últimas semanas. Ayer no pudieron con la defensa de las madrileñas que les fue apretando la soga según avanzaba el encuentro hasta que las ahogó por completo después del descanso.

 

El partido nació torcido porque las madrileñas irrumpieron como un ciclón en la pista para endosar a las viguesas un parcial de 9-0 por obra y gracia de la americana Howard (que anotó esos nueve puntos iniciales) mientras al Celta Zorka no le entraba un solo tiro. Primer tiempo muerto de Cristina Cantero para tratar de activar al equipo que se mantuvo como pudo en el primer cuarto sin reducir en exceso la diferencia que se cerró en el primer parcial con un 16-9 y con un notable susto, el producido por Ainhoa Lacorzana que se lesionó en el tobillo y desapareció del partido para limitar aún más la rotación del banquillo vigués. En un principio el temor en el banquillo vigués era que la zona afectada fuese la rodilla (que se había lesionado gravemente).

El Celta Zorka respondió a su rival en el segundo parcial con la misma medicina: una salida desbocada en base a la defensa fuerte y a la velocidad en ataque. El parcial de 0-9 de las viguesas puso el partido en un 16-18 que se amplió hasta el 26-33 al llegar al descanso. A las de Cantero les costaba sujetar a Daira Varas, pivote canaria, pero el desempeño de todo el equipo para limitar las opciones de las rivales había cambiado la decoración del partido que ya parecía claro que se iba a jugar en el terreno de la defensa. Esa dinámica continuó en el tercer cuarto en el que las madrileñas fueron incrementando la intensidad de su defensa frente a un Celta que se mantuvo por delante, pero que veía cómo su resistencia cada vez iba menguando y el colchón de puntos se reducía. A punto de comenzar el parcial definitivo el marcador estaba 40-45 para las célticas, pero la sensación en el ambiente era inquietante para los intereses vigueses.

En el arranque del último cuarto sucedió lo peor para el Celta. Un parcial de 13-0 (53-45) para el Alcobendas, pleno de acierto., que obligó a Cantero a pedir un nuevo tiempo para tratar de frenar un parcial demoledor que comprometía seriamente las posibilidades de un Celta completamente ahogado por la defensa de sus rivales, cada vez más eficiente. Las de Cantero se vieron completamente bloqueadas por el Alcobendas y por la falta de confianza de esos minutos

farodevigo.es
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (Isamar Farraces)