El pintor ferrolano Eduardo Hermida, promotor de Las Meninas de Canido, donó cinco de sus cuadros al club Baxi Ferrol, uno de los representantes gallegos en el baloncesto nacional. Todos ellos reflejaban escenas de baloncesto femenino y con un especial protagonismo para las jugadoras del primer equipo de la entidad.

El objetivo del artista no fue otro que ayudar al club de sus amores, que sacó a subasta los cinco lienzos, con un precio de salida de 100 euros por cada uno de ellos, para conseguir unos ingresos extras. Los interesados hicieron su oferta por Internet y al final la entidad consiguió más de mil euros.

Eduardo Hermida es un fan más de este equipo de baloncesto. «Me siento en una silla a pie de pista. como Jack Nicholson en el Staples Center, en donde juegan Los Ángeles Lakers. Me gusta mucho el baloncesto femenino. Todo empezó por mi amistad con Ana Suárez, que era jugadora del equipo ferrolano. Ella fue quien me animó a que fuera a los partidos y me enganché».

Asegura que hay una cierta relación entre el arte y el deporte. «Yo voy a ver un partido del Baxi y me emociono igual que si estuviera presenciando una buena función de teatro o un ballet. Un partido de baloncesto también tiene su coreografía, sus luces, sus movimientos y despierta también sentimientos y emociones», razona Hermida.

Su idea inicial fue pintar unos veinte lienzos sobre baloncesto y posteriormente hacer una exposición. «Todavía barajo esta idea en la cabeza —explica—, aunque tengo mucho trabajo y no sé si tendré tiempo. Sé que son óleos más difíciles de vender, que es probable que mayoritariamente solo le interesaran a los aficionados al baloncesto, aunque es algo a lo que no renuncio».

Con varios cuadros ya pintados decidió donar cinco de ellos al Universitario Ferrol. «Tengo una sobrina que juega en los equipos de base, por lo tanto, soy consciente de las necesidades que tienen. Sé que no es mucho dinero, aunque si le sirve para comprar unas camisetas, ya me doy por contento».

No pintó los cuadros de memoria, aprovechó las fotos que le cedió Manu Caínzos, el fotógrafo del club. «Son pinturas al óleo, aunque mezclo arena, tierra y papel. No son cuadros al detalle, pero las jugadoras son inconfundibles, se reconocen perfectamente. Traté de captar esos momentos que yo veo en los partidos».

Los cuadros se entregaron a los ganadores de la puja en el descanso de uno de los partidos de liga del club. «Yo participé en ese acto, fui a entregar los cuadros. Vivi un momento muy emocionante. Una niña, muy aficionada al equipo, me dijo que rompió su hucha para pujar por uno de los cuadros. Ofertó algo más de 300 euros, que era todo lo que tenía. Menos mal que nadie pujó más alto que ella y que se pudo llevar el cuadro a casa. Habría hecho lo que fuera por ayudarla».

José Valencia
foto: César Toimil
lavozdegalicia.es