El pabellón de Navia volvió a vivir uno de esos encuentros de máxima rivalidad gallega que tanto le gustaban a Paco Araújo. Uno de esos partidos en donde los nervios podían con él y le obligaban a salir del pabellón para echar un pitillo y calmar, en la medida de lo posible, la angustia por un marcador adverso. Esta vez el resultado era lo de menos, ya que Navia se vistió de gala para rendir homenaje a un gran directivo, pero mejor persona.

 

Fueron muchas las caras conocidas del mundo de la canasta que no quisieron perderse este recuerdo. Amigos que vivieron con Paco el día a día de la canasta, y que con esta presencia quisieron reconocerle lo mucho que hizo por el deporte de la ciudad. En el centro del campo un póster con su efigie, y en el fondo una pancarta que luce siempre en el pabellón de Navia con la ya mítica leyenda "Sempre Paco".

El partido reunía a dos equipos de categorías diferentes, por lo que se jugó con la normativa de la máxima categoría con tres árbitros y un descanso de quince minutos en lugar de los diez habituales. Dos pequeñas diferencias que, esperemos, sirvan como entrenamiento para el momento en el que el equipo recupere la categoría.

Evidentemente era un partido para hacerse una primera impresión de cómo le habían sentado las vacaciones al equipo tras el pinchazo del mes de diciembre y, al mismo tiempo, ver lo que Ángela Coello le puede aportar al equipo en esta nueva etapa. Evidentemente era un partido totalmente desequilibrado, pues todavía existe diferencia entre un equipo de Liga Femenina 1 y otro de Liga Femenina 2, y no solo en la estructura de club.

El resultado final es, en cierta medida lógico ante la diferencia de plantillas, ya que no podemos olvidarnos que las lucenses marchan en la zona media de la clasificación, que se han clasificado para disputar la próxima edición de la Copa de la Reina y que vienen de perder por tres puntos ante el poderoso Valencia. Pero fue un partido para ver lo que podemos esperar del Celta Zorka Recalvi en la segunda fase del campeonato.

Sin lugar a dudas hay que quedarse con los primeros diez minutos de juego, no ya por el resultado del parcial, 18-9, sino por la buena impresión que dejó el equipo en este tiempo. No cabe duda de que es el camino a seguir si se quiere estar al final de temporada en la fase de ascenso a la máxima categoría.

Cantero apostó de salida por Anne Senosian en la dirección del equipo con Celia García y Ainhoa Lacorzana jugando por fuera y Elo Edeferioka y Breanna Richardson haciéndolo por dentro. Más de una vez se ha dicho que si el Celta Zorka Recalvi no defiende al máximo se convierte en un equipo débil, y en esos primeros diez minutos la intensidad defensiva fue máxima. Tanto fue así que a los tres minutos de juego el técnico lucense se vio obligado a solicitar un tiempo muerto para abroncar a sus jugadoras con unos gritos que únicamente la megafonía del pabellón podía cubrir. Y es que el Celta Zorka Recalvi del primer cuarto recordó al equipo de las grandes gestas, muy intenso en defensa, recuperando balones bajo el aro y saliendo con gran velocidad al ataque. Así, tras los primeros cinco minutos de juego, el marcador reflejaba un parcial de 13-2, que esta vez sí que hacía justicia a lo que se estaba viendo sobre el parquet de Navia. Un Celta Zorka Recalvi ilusionante, y que invitaba recuperar una confianza un tanto tocada tras los últimos resultados.

En el segundo cuarto la intensidad ya no fue la misma. También es cierto que el cuadro lucense se puso las pilas y comenzó a jugar dentro de la zona, y ahí tenían una gran superioridad. El cuadro vigués poco a poco perdía fuelle, lo que aprovecharon las lucenses para acercarse en el marcador, pero no para darle la vuelta al descanso. A partir de ahí el partido ya no tuvo historia, con un Ensino muy superior que impuso su ley y se llevó la victoria.

El sábado las viguesas retoman la actividad liguera con el último partido de la primera vuelta. Será en Navia, a partir de las 18.30 horas, ante el colista de la competición, el Pozuelo, equipo que ha perdido los dos partidos disputados hasta el momento y que tiene la salvación a tres partidos.


Raúl Rodrïguez
foto: Ricardo Grobas

farodevigo.es