El equipo comienza el martes una pretemporada de cuatro semanas marcada por la amenaza del Covid-19 y estrictos protocolos

 

Más de seis meses y medio después de que la competición se detuviese, el Baxi Ferrol vuelve a la acción. El martes, el equipo que dirige Lino López iniciará una pretemporada de poco más de cuatro semanas para alcanzar en las mejores condiciones posibles el arranque de la liga en LF2, previsto para el 3 de octubre.
La flexibilización por parte de la Xunta de las medidas que rigen el deporte en el caso de los equipos no profesionales que compiten a nivel nacional, como es el caso de la entidad departamental, facilitará que esa vuelta al trabajo se produzca en términos parecidos a los de otras campañas aunque, inevitablemente, este ejercicio poco tendrá que ver con los anteriores. La amenaza del Covid-19 y los estrictos protocolos sanitarios que rodearán cualquier actividad deportiva marcan el inicio de una pretemporada en la que todas las jugadoras de la plantilla se someterán a PCR antes de volver al trabajo.

Será el punto de partida para las sesiones que arrancarán el sábado y en las que estarán presentes, de inicio, prácticamente todas las jugadoras nacionales. Paulatinamente se irán incorporando también las foráneas para apurar una preparación a todas luces corta. Y es que, si lo normal son, como mínimo seis semanas, este año la pretemporada quedará reducida a poco más que cuatro: “Necesitaríamos dos meses, porque llevamos mucho tiempo sin competir, muchas jugadoras sin tocar balón y eso va a ser un hándicap grande para todos”, asegura Lino López, técnico del Baxi Ferrol.
Aunque las deportistas han seguido un plan individual de preparación a distancia, ponerse al día tras seis meses de parón será complicado. Trabajar el aspecto físico, la técnica individual sin oposición y otras situaciones de contacto, permitirán también escalonar el “contacto” e ir adaptándose a los nuevos protocolos sanitarios de cara a una campaña en la que la incertidumbre es máxima.

“La FEB tiene intención de que todo transcurra con normalidad y la liga empiece el 3 de octubre. Yo confío en que sea así, pero es difícil asegurarlo”, reconoce el técnico departamental, que plantea sus dudas acerca de qué sucederá si se produce un positivo o el equipo ha de entrar en cuarentena. “Existen borradores al respecto, pero nada definitivo acerca de qué sucedería. Pero tenemos que pensar que hay que convivir con esas posibles situaciones.

Equipo
Pero al margen de esa incertidumbre, en el plano estrictamente deportivo, Lino López se muestra optimista e ilusionado con un proyecto al que, por primera vez en muchos años, se le ha podido dar continuidad gracias a la renovación de hasta siete jugadoras –Patri Cabrera, Natalia Rodríguez, Patricia Benet, Jenna Allen, Sune Swart, Aniinna Aijanen y Dynn Leaupepe– de las que el año pasado defendieron la camiseta del Baxi Ferrol.

“Nunca habíamos podido renovar a tantas jugadoras, así que estoy muy contento. El hecho de que estuviesen muy contentas el año pasado y que la temporada acabase como lo hizo las dejó con una espinita clavada por no poder jugar la fase de ascenso”, explica López.
Además, las que se incorporan al club –Laura Fernández, Irene Garí, Andrea Boquete y Julieta Mungo– cuentan con experiencia en la liga “y eso es un punto muy positivo. No solo porque se conozcan entre ellas (tres llegan del Patatas Hijolusa de León), sino porque saben de qué va la liga”.

Ambas circunstancias refuerzan su optimismo, pero sobre todo, saber que “todas las jugadoras han querido estar aquí, jugar con nosotros y trabajar de la forma en la que lo hicimos el año pasado, a pesar de que muchas tenían mejores ofertas económicas, incluso de Liga Femenina 1”, alaba el preparador, que añade que se trata de un grupo “que trabaja por el bien del equipo, que da el cien por cien, que quieren crecer y anteponen el bien colectivo por encima del individual”.

Buenas perspectivas para empezar una liga en la que la ampliación y el cambio en el sistema de competición, con más grupos y equipos, hará que luchar por el ascenso se complique todavía más, pues, aunque hay escuadras que solo aspiran a “disfrutar de un año en LF2 o a dar continuidad al proyecto con el que ascendieron de nacional”, hay otros muchos que “han hecho plantillas muy fuertes y con presupuestos altos”.

Y todo ello justo en un año en el que, con la posibilidad de que la liga se suspenda de forma precipitada como la pasada campaña, el planteamiento a largo plazo ha de ser distinto que otros años: ·Llegar al play-off bien sigue siendo importante, pero hay que enfocarlo de otra forma, tratando de ganar el máximo número de partidos desde el primer día. No llega con quedar entre los cuatro primeros al final de la liga regular. Si somos primeros, mejor, por si se produce una suspensión"

 

diariodeferrol.es