Celta Zorka Recalvi despidió el año con una victoria ante el Maristas Coruña, a la espera de que se complete en el día de hoy el resto de la jornada y saber si pueden acabar el año ampliando la diferencia con el quinto clasificado, el Azkoitia, que esta mañana se mide a un Ibaizabal que no se puede permitir más tropiezos, si quiere llegar con opciones de clasificación a la recta final de la temporada.

 

Cristina Cantero tenía miedo de que el inminente inicio de las vacaciones navideñas pudiera provocar en el equipo una falta de concentración que le pasara factura al final de los cuarenta minutos de juego. El trabajo de mentalización que el cuerpo técnico realizó a lo largo de la semana fue altamente productivo, puesto que salvo el 2-0 inicial, el equipo entrenado por Cristina Cantero fue siempre por delante en el marcador.

El equipo vigués trató de ganar el partido desde la defensa. La intensidad en el trabajo defensivo, provocó que las coruñesas perdieran diez balones más que las viguesas, lo que evidentemente propiciaron contras que ayudaron a ampliar la ventaja en el marcador.

El inicio del partido fue trabado. Los dos equipos se precipitaban demasiado, con lo que los errores en los lanzamientos fueron constante. Valga como dato, que la primera canasta del partido no llegó hasta el segundo minuto de juego.

Cantero debió dosificar mucho los minutos para paliar las ausencias con las que afrontaba el encuentro, Lacorzana y Julien, además de que Niski no estaba en forma tras tres semanas de confinamiento. Por ello optó de salida por incluir a Lucia Fontela en el “cinco” inicial, una opción que no es sorpresa pues no es la primera vez que Cantero se decanta por esa opción.

La pareja Marita-Maja consiguieron poner las primeras diferencias en el marcador a favor del lado céltico, y a partir de ahí la diferencia no paró de crecer. Al final de los primeros diez minutos de juego, diez de ventaja para el cuadro vigués.

No cambió la tónica en lo que restaba del encuentro. A pesar de que el al final del partido los dos equipos lograron prácticamente el mismo número de rebotes, 33-32, la realidad es que la fortaleza de las viguesas bajo el aro permitió que mediado el segundo cuarto la ventaja del Celta Zorka Recalvi superara los diez puntos de ventaja, llegando a dieciséis al final de la primera parte, 28-44.

Tras el paso por el vestuario, el equipo vigués mejoró el trabajo defensivo, consiguiendo que las coruñesas únicamente anotaran en el tercer cuadro siete puntos, tres de ellos en los primeros cinco minutos del cuarto. Aunque todavía quedaba mucho tiempo por disputarse, la ventaja que acumulaba el equipo entrenado por Cristina Cantero dejaba el partido poco menos que visto para sentencia.

La entrenadora viguesa continuó rotando el banquillo para que las jugadoras más jóvenes continuaran acumulando minutos que podrían ser beneficiosos en los momentos claves de la temporada.

Los últimos diez minutos de juego no tuvieron historia alguna, y la bajada de intensidad en el juego del Celta Zorka Recalvi le permitió a las coruñesas disponer de más opciones de tiro y, por lo menos, no perder el cuarto por una diferencia tan grande y que el marcador no fuera mucho más amplio

farodevigo.es