Celta Zorka Recalvi doblega al Miralvalle Plasencia, un rival directo, y recupera el basketaverage - Las defensas de los dos equipos se impusieron a los ataques

 

Celta Zorka Recalvi ha dado un pasito más en su camino hacia la fase de ascenso a la máxima categoría. Fue en uno de los dos partidos que debía disputar este fin de semana ante rivales directos en la lucha por una de las cuatro primeras plazas, pero es una victoria que vale por dos, ya que el cuadro vigués logró recuperar el basket average, y es que tal y como está la competición, toda ayuda es poca.

El de ayer fue un partido en donde los nervios y la concentración jugaron un papel importante. Un choque en donde las defensas jugó un papel determinante, obligando a tiros forzados que no permitieron ver un partido brillante.

Ambos técnicos sabían que la defensa será un factor clave en el desarrollo del encuentro, de ahí todos los esfuerzos. Si consigues que tu rival no anote, siempre será más fácil que tengas opciones de anotar y ponerte por delante. Si a eso le añadimos miedo al fallo, podemos resumir lo que pasó en los primeros diez minutos de juego, en los que el equipo vigués anotó tres de trece tiros en tiros de dos, y uno de cuatro tanto en triples como en tiros libres. A pesar de los malos números, el equipo vigués se mantenía en el partido gracias a su buena defensa, y eso que hasta el minuto nueve no hicieron su primera falta personal.

Al final de los primeros diez minutos, parcial de 10-15 y muchos nervios tanto sobre la pista como en los banquillos, pues el técnico extremeño no tardó mucho tiempo en comenzar su via crucis particular con la pareja arbitral, que terminaron por expulsarlo del partido.

Apretó algo más en defensa el equipo entrenado por Cristina Cantero en el segundo cuarto. Las extremeñas forzaban los tiros y bajan de forma importante su porcentaje de acierto, mientras que las célticas lograban remontar la desventaja con la que iniciaban el cuarto, mejoraban los porcentajes de tiro, pero seguían teniendo muchos problemas para jugar dentro de la zona, en donde Miralvalle logró atrapar treinta y dos rebotes defensivos.

A pesar de los errores de unas y otras, al descanso se llegaba con victoria mínima de las jugadoras visitantes, que dejaban todo pendiente de la segunda parte.

La situación no varió demasiado tras el paso por el vestuario. Cantero le daba descanso a una Maja Stamenkovic que todavía no está en buena forma tras superar la enfermedad. La igualdad se mantenía en el marcador, manteniéndose la intensidad en defensa y, por consiguiente, los errores en ataque. Un triple de Julen, y una canasta de dos de Celia, dejaron a las célticas con tres puntos de ventaja sobre el Miralvalle, al final del tercer cuarto, 38-35. Era el comienzo del fin del partido.

En los últimos diez minutos apareció un condicionante nuevo en la batalla por la victoria, y es que el Celta Zorka Recalvi llegaba al partido más fresco después de haberse suspendido el partido del sábado. Todo lo contrario de las jugadoras extremeñas, a las que le comenzaban a pesar las piernas. Además, el equipo se descentraba al quedarse sin entrenador tras expulsarlo los colegiados por no parar de protestar. El Miralvalle entró en un bloqueo defensivo y ofensivo, que permitió que el cuadro vigués lograra un parcial de 11-0 que abrió el camino de la victoria. Además, la jugadora más importante de Miralvalle, Robertson, se cargaba de personales, y abandonaba la pista eliminada por personales a cuatro minutos para la conclusión.

El Celta Zorka Recalvi tenía el partido en donde quería, ya que además de lograr la victoria se apuntaba el basketaverage. Ahora, a descansar y a pensar en el miércoles en Vilagaracía.

 

Raúl Rodríguez
foto. Alba Villar
farodevigo.es