El AD Cortegada vio cortada su racha triunfal al caer ayer ante el Adareva Tenerife por 69-80 en Fontecarmoa, con público en las gradas. Las locales sufrieron a la MVP de la liga, Alima Dembelé.

La pívot de Mali, que promediaba 20 puntos por partido, dobló ayer sus registros para acabar con 41. Imparable para las interiores locales, que no fueron capaces de frenar a una jugadora más rápida, potente y determinante. El Cortegada flaqueó en defensa, pero no se dio por vencido pese a verse por debajo 16 puntos en el marcador. Lo peleó, sobre todo a base de triples en el tercer cuarto, y llegó con opciones a los minutos claves del último, solo cuatro puntos abajo, pero llegado ese momento los triples ya no entraron y Dembelé sentenció para las canarias.

La derrota, a falta de que se complete hoy la jornada, deja al equipo de Javi Nogueira en la décima plaza de la clasificación del grupo de Liga Femenina 2 con un balance de 6/15, por lo que la permanencia virtual tendrá que esperar.

Desde el principio las tinerfeñas buscaron ventajas en la pintura merced a la capacidad física de Dembele e Ilunga. El Cortegada empezó con fluidez y acierto en ataque, mandando en el marcador, pero con malas sensaciones atrás. Un triple de Adebayo puso por delante a las visitantes 14-15 y a partir de ahí el Cortegada entró en barrena. Entre el final del segundo cuarto y los primeros minutos del segundo el parcial fue de 2-19.

Incapaces de frenar a Dembelé, las locales se atascaron en ataque en juego estático y tampoco pudieron correr. Dembelé se fue al descanso con 20 puntos en su casillero y con su equipo 13 arriba (26-39), una diferencia que no fue mayor gracias a los triples locales.

En el tercer cuarto el Cortegada no encontró de inicio la mejoría esperada atrás, pero en ataque estuvo muy acertado con hasta 5 triples, 2 de ellos de Zeltia Presas, por lo que apretó el marcador hasta llegar a ponerse a solo 4 de desventaja. En el último cuarto fue Luque, con 5 puntos seguidos, la que dio aire a las canarias, que se fueron de 10 (55-65) cuando parecía que empezaban a pagar el cansancio de su corta rotación. El Cortegada, liderado por Sara Gómez, Patri Vicente y Teresa Sedlakova, siguió remando. Logró un trabajado parcial de 6-0 y llegó a disponer de posesión para ponerse a 2. El partido entró en los últimos minutos con una distancia salvable de 5 puntos, pero fue entonces cuando volvió a emerger Dembelé, incombustible, para sentenciar el partido y poner el broche a una actuación de jugadora de otra categoría. Sumó más de la mitad de los puntos de su equipo después de jugar más de 38 minutos, brindando espectáculo al público que volvió al pabellón

diariodearousa.com