El club vigués necesitará un presupuesto de medio millón para disputar el nuevo campeonato

 

El Celta Zorka Recalvi se prepara ya para afrontar una temporada 2021-22 en la que disputará la nueva Liga 2 Pro, que en principio llevará el nombre de Liga Challenge y será más costosa y de mayor nivel deportivo que la antigua categoría de plata del baloncesto femenino español.

Un total de 16 equipos participarán en la flamante competición y, de momento, son los dos descendidos de la Liga 1 (Zamarat y Al Qazeres), los diez que disputaron la última fase de ascenso y se quedaron en el camino (Celta Zorka Recalvi, Barça, Alcobendas, Extremadura, Lima-Horta, UCAM Hairis, Maresme, Ardoi, Sant Adriá y Canoe) y cuatro invitados, Estepona, Paterna, Azkoitia Azpeitia ISB y Granada. En los próximos meses, pueden producirse cambios en la composición de la liga, debido a los altos presupuestos que se necesitan para competir y que, en el caso del club celeste, se acercará al medio millón, unos cien mil euros más que el curso pasado.

La liga regular constará de 30 jornadas y, a falta de la aprobación del calendario, podría empezar ya a finales de agosto o en septiembre para terminar a principios de abril. El campeón ascenderá directamente a la Liga 1 y del segundo al noveno clasificados jugarán un ‘play-off’ a doble partido. Los cuatro ganadores, disputarán una ‘final four’ entre finales de abril y principios de mayo de 2022.

En cuanto a la composición de las plantillas, los criterios serán los mismos que en la última Liga 2, es decir, que se permitirá una sola extracomunitaria y deberá haber siempre dos jugadoras de formación -seleccionables por España- en la pista.

Todo ello se decidió en una reunión que mantuvieron recientemente representantes de los dieciséis clubes que cuentan actualmente con los derechos deportivos para competir en la Liga Challenge y los responsables de la Federación Española Baloncesto, pero la última palabra la tendrá la Asamblea de la Federación, que se reunirá el 22 de mayo a tal efecto.

De momento, el Celta trabaja en la elaboración de un presupuesto que le permita formar una plantilla para afrontar el nuevo campeonato con posibilidades de pelear por el ascenso y, al mismo tiempo, afrontar unos gastos que, en muchos casos, duplican los de la campaña anterior.

La inscripción en la liga pasa de 2.500 a 4.500 euros, mientras que el aval asciende a 24.000 euros, por los 13.000 de la última Liga 2. A ellos hay que sumar los arbitrajes, que también incrementarán su precio, y los desplazamientos. “La temporada gastamos unos 30.000 euros en viajes y por los cálculos que hemos hecho, en la próxima gastaremos entre 60.000 y 65.000”, afirma el presidente del Celta Zorka Recalvi, Carlos Álvarez, que considera que la directiva tendrá que conseguir unos cien mil euros más que el curso pasado para cerrar el presupuesto, de 400.000 a cerca de medio millón.

“Estamos visitando empresas nuevas y lo que no sabemos es si recibiremos una cantidad mayor de las instituciones, porque es una liga de superior categoría a la que estábamos”, apunta Álvarez, que reconoce que “me gustaría hacer un proyecto para pelear por el ascenso, pero sin tirar la casa por la ventana. Este año perdimos dinero y no podemos tener otro igual. Intentaremos traer buenas jugadoras y que la cantera siga siendo importante dentro del club y del primer equipo”. Asimismo, el presidente lamenta que “esta última campaña ingresamos casi cien mil euros menos al no poder llevar público a Navia. Es algo que nos ha penalizado muchísimo y esperamos que en la próxima puedan volver los aficionados a las gradas”.

Javier Campa
atlantico.net
foto LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO