La escolta 1,69 metros y 23 años jugó la pasada temporada en Osés Construcción Ardoi, con quien disputó la Fase de Ascenso a Liga Femenina Endesa, y después fue clave para que el Asisa Alhaurín de la Torre subiera a Liga Femenina 2

 

El proyecto del CAB Estepona en Liga Femenina Challenge sigue tomando forma, en esta ocasión con su tercera incorporación de cara a la próxima temporada, la escolta valenciana de 23 años Eva Cases Rey, una de las jugadoras nacionales más destacadas la pasada campaña en Liga Femenina 2 con Osés Construcción Ardoi —quien será el primer rival del equipo esteponero en la 2021/22— y que acabó ayudando al Asisa Alhaurín de la Torre a lograr su ascenso a la nueva tercera categoría del baloncesto femenino nacional.
Cases Rey debutó en Liga Femenina 2 con el Picken Claret valenciano, si bien no fue hasta la temporada 2019/20 cuando dio el salto definitivo a la categoría con el CB Aros, que entonces entrenaba Bea Pacheco, con quien volverá a coincidir. Se trata de una escolta de 1,69 metros de altura y 23 años con capacidad de adaptarse a las necesidades del equipo, pudiendo liderar en ataque o tener un papel más secundario, con amenaza en el tiro exterior y que en campo defensivo no baja su rendimiento. En la Fase de Ascenso a Liga Femenina 2, con el Asisa Alhaurín de la Torre, promedió 19,33 puntos con un 50% en triples (10/20) y 17 de valoración; en la temporada regular con Osés Construcción Ardoi firmó 10,4 puntos, 2,3 rebotes y 1,8 asistencias por encuentro en 24 minutos de juego, cifras que mejoró en la Fase Final de Leganés hasta los 12,66 puntos, 3,66 rebotes y 2,33 asistencias.

“Tiene mucho descaro y desparpajo a la hora de jugar”
Bea Pacheco, entrenadora del primer equipo, valoró el fichaje de Cases Rey: “Es una jugadora que ha crecido muchísimo las últimas temporadas. La he seguido después de tenerla en Aros y ha hecho un último año buenísimo, siendo la máxima anotadora de Ardoi, con una gran Fase de Ascenso y, por último, con Alhaurín volvió a ser una jugadora muy importante”. La madrileña definió a la escolta como una jugadora que “tiene mucho descaro y desparpajo a la hora de jugar”, aseguró que es “una gran tiradora de tres” y en el apartado defensivo “se puede emparejar tanto con bases como con escoltas, ya que tiene muy buenas piernas, que es algo importante para sumar en ese aspecto”. Por último, dijo estar “encantada” de que Cases Rey “haya apostado por el CAB Estepona y que pueda seguir creciendo con nosotros, nos ayude a cumplir objetivos y que el club siga creciendo”.

“La garra y el pelear por cada balón hasta el final son innegociables”
La nueva escolta del cuadro esteponero afirmó que el proyecto del CAB Estepona le llamó “mucho la atención” desde un primer momento, si bien “la confianza” que recibió “desde el primer contacto” fue clave para aceptar la oferta: “Me parece el sitio perfecto para seguir aprendiendo y creciendo como jugadora”, dijo. Tras una larga temporada, con dos fases de ascensos y uno de los objetivos cumplidos, la próxima campaña toca estrenar la Liga Femenina Challenge, de la que Cases Rey espera “que dé más visibilidad e importancia al baloncesto femenino” y considera que la competición será “muy exigente” por diversos factores y aseguró que “el nivel de la competición será muy alto”.
Sus acciones sobre la cancha le definen como jugadora, y sus palabras dejan claro qué tipo de persona es. “No quiero tener unas expectativas concretas sobre el proyecto del CAB Estepona, creo que es mejor ir con la mente en blanco y poner el trabajo antes que los objetivo. Así, estoy segura que pelearemos por estar lo más arriba posible”, comentó la valenciana, que a la hora de definirse utiliza palabras como “esfuerzo” y “ganas de jugar”. “La garra y el pelear por cada balón hasta el final son innegociables para mí”, dijo antes de acordarse de afición del club, para la que tuvo un mensaje claro: “Animaros a venir al Pineda a vernos porque vais a disfrutar junto a nosotras de cada partido, y con vuestro apoyo desde las gradas estoy segura que no nos parará nadie”.

CAB ESTEPONA