16 puntos, 14 rebotes y 22 créditos de valoración. Esos números, los mejores de su trayectoria en Liga Femenina-2, dejan a las claras el buen trabajo de Graciela Díaz en el choque del pasado sábado ante Siglo XXI. La pívot tinerfeña reconoce que “estoy contenta con mi rendimiento; a medida que avanza la liga he ido de menos a más y eso es prueba de que la dinámica de trabajo y la constancia están siendo las correctas”.


En esa línea, la santacrucera se centra en “demostrar que puedo ocupar cualquier rol en el equipo, sea de sexta, séptima jugadora o entrando de titular, gracias a la confianza que mis compañeras ponen en mí en cada entrenamiento”. La consecuencia de todo ello es que “cada día aumentan mis ganas de seguir trabajando para ellas y para el club”.
Con todo, las sensaciones tienen que ser agridulces: gran rendimiento individual, buen partido colectivo…pero una nueva derrota, aunque “las sensaciones han sido mucho mejores y se ha notado; incluso el entrenador nos ha felicitado por nuestro trabajo, muy parecido al del partido de Distrito, que también estuvimos a punto de ganar”. Así, y pese a que “fue una lástima porque ha sido uno de nuestros mejores partidos”, Díaz se queda con que “hemos perdido peleando y eso hace que afrontemos la derrota de una forma diferente”.
Ese optimismo permite afrontar con ilusión el trascendental choque de este sábado ante UCAM Jairis, “un rival directo, con jugadoras con experiencia. Vienen de perder sólo por cuatro puntos en Leganés, por lo que no podemos confiarnos por su posición en la tabla”. Ante ello, “la clave será hacer una buena semana de trabajo y mantener nuestro nivel de intensidad”.

C.D.B. CLARINOS DE LA LAGUNA