El baloncesto 3x3 es un cara o cruz constante. El verano pasado, bajo la Torre Eiffel, España ganó a Francia. Y en Amberes, con la selección española en un gran momento de forma, ha caído en la prórroga ante las galas en el fatídico cruce de cuartos.

 

No ha podido ser. Se llegaba en un gran momento de forma, habiendo sido primera de grupo ganando a una Canadá que horas antes eliminaba a Estados Unidos. Pero los cuartos de final ante Francia terminaron siendo un cara o cruz que no favoreció a las españolas.

Y eso que el partido comenzó con el guion previsto (7-3). España se ponía por delante con Aitana buscando el cambio de defensora para penalizarla cerca del aro. Sandra anotaba desde el exterior y las francesas se veían superadas. España venía lanzada, con cuatro victorias en cuatro partidos. Francia fue segunda de su grupo y tuvo que ir por el camino largo de los octavos de final.

El componente psicológico parecía influir y la defensa española permitía el tiro exterior a algunas de las jugadoras francesas. Pero a mitad del tiempo, el encuentro cambió. Se permitieron más contactos y Francia de colocaba muy cerca (9-8). Un triple de Vega Gimeno desatascaba el colapso, pero a España le costaba anotar.

Sólo llegaron a empatar el partido a falta de 12 segundos. España no tuvo opción de anotar y el partido se fue a la prórroga. Canasta de Francia, otra de Aitana Cuevas, y un rebote perdido cayó en las manos de Paget, que anotaba bajo canasta. España será quinta del mundo, por mejores resultados en la primera fase. Un buen resultado que no será suficiente para un equipo en la élite mundial.

 

SANDRA YGUERAVIDE: "NO HEMOS SABIDO CONTROLAR EL PARTIDO"

 

FEB