La novena medalla en las diez últimas ediciones y campeonas de Europa por cuarta vez desde 1993. La Selección Femenina abrió el verano 2019 de oro con otro Eurobasket para la historia en el que llegó a lo más alto del podio con una trayectoria inmaculada: seis victorias en sus seis partidos.

 

RECORDAR EN VIDEO

 

 

Fue una medalla de oro para la historia, no sólo por ser la cuarta en el palmarés de la Selección Femenina en los Eurobasket (1993, 2013, 2017 y 2019, todas ellas ganadas a Francia en la final) sino también por porque fue la primera vez desde nada menos que 1991 en que un país reeditaba el título (el último fue la entonces imbatible Unión Soviética). De este modo, España subió a un podio (europeo, olímpico o mundial) por séptimo verano consecutivo. Otro hito.

El campeonato de la SEAF fue inmaculado, derrotando de forma consecutiva a Ucrania (95-77), Gran Bretaña (67-59) y Letonia (59-56) en la fase de grupos y a Rusia en cuartos de final (78-54), a Serbia en semifinales (71-66) y a Francia en la gran final (86-66). Con una media de 76 puntos por partido, España fue la mejor del torneo en ataque, también la que más balones recuperó (10,5 de media), la más acertada en triples (36%) y la líder en tiros libres convertidos (107). Unas estadísticas espectaculares.

Astou Ndour fue elegida MVP del Eurobasket y Marta Xargay también formó en el mejor quinteto del campeonato junto a la propia Astou, la francesa Sandrine Gruda, la serbia Sonja Petrovic y la británica Temi Fangbele.

La SEAF de oro, dirigida un verano más por Lucas Mondelo, la formaron la eterna capitana Laia Palau, Marta Xargay, Anna Cruz, Astou Ndour, Laura Nicholls, Silvia Domínguez, Cristina Ouviña, Laura Gil, Queralt Casas, Tamara Abalde, María Pina y Andrea Vilaró.

FEB