El equipo de Lucas Mondelo hizo los deberes y cumplió su objetivo en Belgrado: lograr la quinta clasificación de su historia para unos Juegos Olímpicos. La victoria de China sobre Corea en el partido anterior allanó el camino, pero las dobles campeonas de Europa no dieron opción a Gran Bretaña en su último encuentro y acaban el Preolímpico con grandes sensaciones.

 

Lo han vuelto a hacer. La Selección Femenina ha vuelto cumplir con nota en una gran cita. El triunfo de China sobre Corea (100-60) facilitaba las cosas. Pero, por si acaso, el equipo de Lucas Mondelo ofreció una gran imagen en su último partido en el Preolímpico de Belgrado. No dio opción a Gran Bretaña, cuarta clasificada en el último Eurobasket 2019, en un encuentro que dio el pase a Tokio 2020. Los de la capital nipona serán los quintos Juegos Olímpicos en la historia de este Selección de leyenda.

Como en el partido ante Gran Bretaña, Lucas Mondelo apostó de nuevo por jugar con dos bases (Laia y Ouviña) de inicio. Mayor control en un ataque que recuperó el acierto. Con una Laura Gil destacada y motivada por medirse a su compañera en la pintura del Avenida (Fagbenle), España se hizo enseguida con el mando en el marcador. Muy concentradas y atentas atrás, las españolas consiguieron una ventaja importante (16-7) pasado el ecuador del primer periodo. Pero nadie dijo que fuera fácil ante un rival que se jugaba la vida en Belgrado. Fagbenle encontró la vía para reducir la brecha al 18-18 con el que concluyó el primer periodo.

No obstante, la dinámica se mantuvo en un segundo acto en el que la Selección dio un paso más hacia la victoria. Controlando el rebote y dinamitando el ritmo rival con una defensa pres a todo campo tras tiro libre, la ventaja fue aumentando. Primero fueron un triple de María Conde y una canasta lejana de Laia Palau. Después dos internadas de Cris Ouviña a las que sumó un 2+1 de Silvia Domínguez que colocaron el 36-25. Gran Bretaña, a fogonazos, trataba de aferrarse al encuentro (36-30). Pero dos acciones de nivel con el sello Nicholls en la pintura dejaban al descanso un muy positivo 40-30 para las campeonas de Europa.

Se le agotaba el tiempo al equipo de Chema Buceta. De ahí la zona con las que las británicas trataron de crecer y empezar a sumar. No iba a ser la ocasión porque entre Marta Xargay y Alba Torrens colocaron un 49-32 que sería definitivo. Fagbenle y Leedham no dejaron de intentarlo. Llegaron a reducir la diferencia por debajo de la siempre psicológica barrera de los diez, pero entonces apareció María Conde para poner de nuevo tierra de por medio.

La diferencia no era nada del otro mundo (60-49), pero las sensaciones decían lo contrario. El último cuarto estuvo controlado en todo momento por la Femenina a pesar de que Gran Bretaña nunca bajó los brazos. Los quintos Juegos ya son una realidad.

FEB