Lucas Mondelo e Iván Torinos son dos entrenadores catalanes a los que la pandemia ha cogido en Japón, donde trabajan para el Toyota Antelopes, un club de baloncesto femenino. Cuando termine el confinamiento, todo el mundo tendrá muchas historias que contar, pero sus vivencias en el País del del Sol Naciente dan para escribir un libro

. "Aquí reaccionaron muy pronto para detener todo. Van a limitar los viajes. Cierto es que su cultura, que ya incluye el distanciamiento social y el uso habitual de la mascarilla, les ha ayudado mucho. Aunque los jóvenes han relajado mucho sus costumbres, su talante les ha jugado a favor. las instituciones no te imponen nada, te aconsejan que te quedes en casa y teletrabajo, y todo el mundo hace caso. Aquí no prohíben las cosas, pero todo el mundo entiende que cuando un superior te aconseja algo tienes que hacer caso. No es optativo ", dice Mondelo.

"No he podido volver a casa porque la pandemia me cogió en Japón, donde tenía que hacer un trabajo de postemporada con las jugadoras de mi equipo. Mis padres son grandes y evidentemente estoy preocupado por cómo están la familia y los amigos", relata Mondelo. El estado de alarma finaliza el 31 de mayo. "El planning previsto para estos meses se ha retrasado." Teníamos que comenzó en abril, pero nos pondremos en marcha a finales de mes. Las jugadoras irán a entrenarse en solitario. Harán un trabajo aeróbico y una sesión de tiro por su cuenta, con la supervisión de una fisioterapeuta. Trabajarán por parejas, pero separadas, cada una a una cesta. Cuando lleguen a la instalación habrá un protocolo muy estricto que deberán seguir, donde no faltará la limpieza con gel hidroalcohólico y el control de la temperatura ", explica Mondelo. El técnico tiene una hoja de ruta muy bien delimitado para los próximos meses. "El 1 de junio empezaremos un trabajo a media pista de técnica y táctica individual. A veces nos olvidamos que durante la mayor parte del tiempo una jugadora está sin balón o defendiendo, ya que el balón sólo la puede tener una de las diez jugadoras. Es por ello que este trabajo es muy útil ", explica el entrenador. Tanto él como su cuerpo técnico deberán llevar mascarilla y registrar dónde y con quién han estado durante las últimas horas." Esto les permite localizar y acotar los focos si hay algún rebrote ", asegura.

El 15 de junio el equipo comenzará a hacer entrenamientos normales, con contacto. "La previsión es aprovechar el mes de julio para introducir cargas de fuerza y ​​empezar a jugar partidos amistosos, ya que el 19 de septiembre tenemos el primer partido oficial", repasa Mondelo. El deporte se organiza de manera muy diferente en Japón. "Aquí las empresas no son patrocinadores de los equipos, sino que son sus propietarias. Pasa al baloncesto, pero también al fútbol y al béisbol. Toyota, que es mi caso, cuenta con unas 80 personas dedicadas exclusivamente a las secciones deportivas. L el equipo masculino tiene un pabellón y el femenino, otro. Además, contamos con un tercer recinto que es donde jugamos los partidos. los medios para trabajar son brutales ", explica.

Gracias a la aportación de entrenadores extranjeros como Mondelo, el nivel está creciendo mucho. "El potencial de las jugadoras japonesas es muy grande y están mejorando mucho. Creo que pronto veremos un boom a nivel internacional. Entre los aspectos positivos destacaría la velocidad de ejecución, la movilidad, la capacidad para tirar desde larga distancia y el agresividad en defensa. su estilo de juego es muy característico. Siempre digo que, como rival, debes vacunar contra ellas, aprender a competir de una manera diferente ", argumenta. El estilo de baloncesto es diferente de lo que se ve en Europa. "Esto tiene cosas buenas y cosas malas. No puedes cambiarlo todo. Cada uno juega de la manera que es. En Japón hay mucha repetición, disciplina y respeto. Tienen mucha disposición al trabajo y ganas de aprender. Culturalmente, en cambio, no tienen tanta imaginación o lectura de juego como las jugadoras de nuestra casa. Yo lo comparo a la cocina de fusión e intento mezclar lo mejor de cada cultura. intento inculcar menos miedo al error y más lectura de juego ", reconoce Mondelo, que lidera un ambicioso proyecto de tres años en los que ganar no es lo más importante. "Aquí me estoy desintoxicando de la presión de jugar siempre a ganar. Mi equipo quiere estar en las finales, pero también quiere crear un estilo, mejorar y fusionar maneras diferentes de entender el baloncesto", asegura.

A Mondelo la cultura japonesa no le es extraña. "Al principio me costó un poco, pero como mi mujer vivía en Japón estuve viniendo durante cinco años de manera regular. Mi inglés es de playa y no hablo japonés, pero me he integrado bien. La estructura es muy piramidal. Aquí vales lo que has hecho. Si no tienes cosas es porque no te las mereces. La mayoría de extranjeros pasan desapercibidos, pero cuando destacas en algún campo y ellos te van a buscar te respetan mucho ", argumenta Mondelo.

La gran preocupación del sector es cómo puede afectar esta crisis sanitaria en el baloncesto. "El deporte femenino siempre está más expuesto. La crisis del 2008 ya se notó mucho y todas las disciplinas que no son el fútbol o el baloncesto masculino de alto nivel salieron tocadas. El deporte femenino es la parte más débil de la estructura. En nuestro caso, el baloncesto femenino ha crecido mucho. Ahora está más preparado y tiene más seguimiento que hace unos años, pero esta crisis hará que sufra ", opina el preparador.

El aplazamiento de los Juegos, "una oportunidad"

Mondelo es también el seleccionador del equipo español de baloncesto femenino, un conjunto que el verano del año próximo tendrá dos retos: el Eurobasket y los Juegos Olímpicos. "El aplazamiento de los Juegos es una oportunidad para nosotros. Por un lado, porque tenemos jugadoras como Laia Palau, que lleva mil años jugando sin descanso y podrá recargar gasolina. Es una jugadora especial, que mejora todos los equipos y todos los entrenadores con los que trabaja. por otro, tenemos dos o tres jugadoras jóvenes que están llamando a la puerta y que en Tokio iban a tener un protagonismo bajo. Ahora, con un año más para madurar, pueden coger más protagonismo ", analiza el técnico, al que no inquieta que disputar dos campeonatos de máxima exigencia en un mismo verano. "Más que las piernas me preocupa la cabeza", confiesa.

La selección española jugará sus partidos del Eurobasket en Valencia. "Nosotros somos un combinado que estamos acostumbrados a manejar la presión. En la Copa del Mundo hicimos masticarla en los momentos difíciles y al final nos ayudó. Yo soy de los que prefieren jugar los partidos decisivos en casa con 5.000 aficionados en las gradas ", apunta.

ara.cat
Google Translate (sin revisar)
fotos: TOYOTA ANTELOPES / LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO