Tamara Abalde (Ferrol, 1989) apura sus vacaciones en Serbia antes de regresar a España y volver a vestirse de corto para afrontar otra campaña cargada de retos nacionales e internacionales.

«Mi novio es serbio, vivimos juntos en España y cuando acaba la liga siempre venimos aquí a pasar una temporada con su familia», cuenta. Desde Belgrado, la nueva jugadora del Durán Maquinaria Ensino analiza, entre otras cosas, su vuelta al equipo nacional, su fichaje por el conjunto lucense y el estado de salud del baloncesto gallego. En capital balcánica se enteró de su inclusión en el grupo de 17 jugadoras del que saldrá el equipo que defenderá a España en el próximo campeonato de Europa.

-¿Contaba con ello?
-Fue una sorpresa grande, muy grande. Según se fueron desarrollando los acontecimientos no tenía pinta de que fuese a entrar en esa lista, pero con las decisiones de algunas jugadoras, lesiones y demás he podido entrar y estoy muy contenta.

-¿Se ve con posibilidades de estar en la convocatoria definitiva para el Eurobasket?
-Si estoy en esa lista tengo posibilidades, eso desde luego, pero dependerá de varios factores: de cómo este yo, obviamente, de la estructura del equipo, de posibles lesiones... Como siempre, trataré de hacer lo que esté en mi mano, de prepararme bien y de hacer lo que sé. Lucas [Mondelo] ya sabe lo que puede esperar de mí. Veremos lo que pasa.

-En esa lista también están Carrera, de Ourense y Ginzo,de origen gallego, pero no aparece Blanca Millán, la santiaguesa que trata de abrirse paso en la WNBA. ¿Le sorprende?
-Para ser sincera, sé que Blanca lo está haciendo muy bien en Estados Unidos, pero no la he visto jugar últimamente. De todas formas, hay mucho talento, muchas jugadoras que pueden entrar y que si no están ahora pueden estar más adelante.

-El ascenso del Baxi Ferrol, la explosión de Carrera y Millán... ¿Está en auge el baloncesto femenino gallego?
-Fue una gran alegría el ascenso del Baxi y ojalá pudiera estar el Celta también. Parece que se están haciendo las cosas muy bien y los clubes se esfuerzan por mejorar. Es importante tener referencias en la máxima categoría y en la Liga 2, y que haya buenas canteras para que las niñas gallegas puedan mejorar y llegar a la élite. Siempre es más fácil cuando lo tienes en casa. Si en casa hay referentes y hay posibilidades de ir creciendo, más jugadoras saldrán.

-¿Ya tiene fecha para su incorporación al Ensino?
-Creo que empezaremos a finales de agosto, aunque todavía no hay fecha concreta. A mí me gusta instalarme unos días antes para irme habituando.

-¿Estaba en sus planes volver su tierra?
-Siempre ha estado en mi cabeza volver a casa o estar lo más cerca posible, pero cuando eres profesional no puedes hacer planes concretos porque van apareciendo trenes, oportunidades y vas decidiendo sobre la marcha. Creo que este es el momento perfecto para volver a Galicia e instalarme en Lugo.

-En Lugo será un baluarte, pero, dada su trayectoria, no le pesarán los galones.
-A cada proyecto al que llego lo que intento siempre es hacerlo lo mejor que sé. A estas alturas los clubes y los entrenadores saben perfectamente lo que pueden esperar de mí. Haré lo que el entrenador me pida y trataré de adaptarme al juego del equipo. Los equipos de Miguel Ángel [Ortega] tienen unas características muy definidas y creo que me voy a encontrar muy cómoda en esa estructura.

-Faltan fichajes por confirmar, pero el proyecto pinta bien.
-Es verdad que todavía no se han desvelado todos los refuerzos, pero por lo que yo sé (risas), vamos a tener un buen equipo. Las piezas encajamos muy bien juntas y encajamos también en el estilo de juego que va a proponer el entrenador. El proyecto es ambicioso y nosotras, como equipo, seremos también muy ambiciosas, pero siendo humildes y partiendo de la base del trabajo diario porque de nada vale pensar en un objetivo si no tienes muy claro todo lo que tienes que trabajar por el camino para conseguirlo. La humildad y el esfuerzo tienen que ser los pilares de este proyecto.

-La elección para el banquillo difícilmente podría ser mejor.
-Es un entrenador con una trayectoria y unos resultados que todo el mundo conoce, y creo que le va a sacar mucho jugo a este equipo.

-¿Qué recuerdos guarda de sus visitas a Lugo con sus anteriores equipos?
-Tengo muchos y muy buenos recuerdos de Lugo. De ir a jugar con las categorías inferiores del Celta, de ir a jugar contra el Yaya María... Recuerdo además que mis primeras concentraciones con la selección las hacíamos en Lugo y entrenábamos en el Pazo. No es la ciudad en la que nací, pero es Galicia y para alguien que ha estado tanto tiempo fuera es prácticamente como volver a casa.

-Hablando del Pazo, es posible que la próxima temporada pueda ver a su hermano jugando ahí.
-Ojalá, ojalá sea así. Me alegría mucho del ascenso del Breo y estaría encantada de que mi hermano pudiera hacerme una visita.

I. Meitín Buján
lavozdegalicia.es
foto LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO