La selección femenina de baloncesto se presentó en Madrid cargada de responsabilidades, con la ilusión como combustible y el palmarés como escudo.

Antes de afrontar el doble reto inédito de enlazar el Europeo de Valencia (del 17 al 27 junio) y los Juegos de Tokio (del 23 de julio al 8 de agosto) de forma consecutiva, con solo 25 días de margen entre una y otra cita, el equipo capitaneado por Laia Palau lanzó y recibió mensajes de optimismo en una lustrosa puesta en escena. “Estamos aquí para pelar, competir y superarnos, como siempre. Será difícil, pero tenemos por delante un gran espacio de visibilidad. Hay muchas niñas viéndonos, representamos a la comunidad de mujeres que aman el deporte o se quieren enganchar a él. El nuestro es también un compromiso social. Representamos muchas cosas y, cuando estemos cansadas o encerradas en el hotel, tenemos que sentir el orgullo de quienes somos, del camino recorrido y de adónde vamos”, explicó Palau que, a sus 41 años, suma 12 medallas en su currículo y afronta su 18º torneo con la selección y los cuartos Juegos. El gran anuncio del acto fue el acuerdo alcanzado por el Consejo Superior de Deportes, la Generalitat Valenciana y la Federación Española que permitirá que el pabellón de La Fonteta cuente con un mínimo de 3.000 espectadores en las gradas durante el campeonato sobre un aforo de 9.000 personas. “La medalla de la visibilidad ya la tenemos ganada”, recalcó Jorge Garbajosa, presidente de la FEB.

La España de Laia Palau vuelve a escena dos años después de conquistar en Belgrado la séptima medalla consecutiva en un recorrido memorable. “La clave es la humildad. Queremos ganar siempre, aunque es muy complicado ganar después de ganar. Pero cada año empezamos de cero”, prosiguió Laia Palau en su análisis del verano. “Esta vez afrontamos además un cambio generacional y el reto será, de nuevo, alcanzar nuestro máximo. Podemos desplegar un juego muy chulo y, si alcanzamos nuestro máximo, son las rivales las que se tienen que preocupar porque somos unas fieras. Faltan jugadoras que han sido muy importantes para la historia de este equipo, pero esto es la vida. Estamos las que estamos para seguir construyendo”, completó la capitana, al frente del grupo de 17 jugadoras del que saldrán las 14 definitivas.

La propia Palau (298 internacionalidades), Silvia Domínguez (180), Alba Torrens (170), Laura Gil (118) y Astou Ndour (64) representan el núcleo reconocible de la edad de oro de la selección femenina. Con Cristina Ouviña, Queralt Casas, Leo Rodríguez, María Conde y el regreso de Leticia Romero y Tamara Abalde, como representantes del eslabón intermedio de medallistas que consolidan un grupo en transición. Y Maite Cazorla (23 años) y Raquel Carrera (19) como emblemas del pujante relevo generacional al que se suman Laura Quevedo, Nogaye Lo, Paula Ginzo y la debutante Laia Flores. “Sería un exitazo poder lograr la octava medalla consecutiva”, señaló Lucas Mondelo. “Contamos con el apoyo de Valencia, que es una ciudad de baloncesto y nos empujará como hizo Tenerife en 2018”, contó el seleccionador, preocupado por el cuidado del grupo ante la exigencia que viene. “A nivel técnico y físico estaremos bien, no tengo dudas. Pero hay que cuidar mucho la cabeza. Estas jugadoras han peleado este año por todos los títulos al máximo nivel y no se reservan nada. Son así y por eso ganan. Nos centraremos en el Eurobasket porque podemos convertir la historia en leyenda. Y, después, ya miraremos a los Juegos”, cerró Mondelo.

España, encuadrada en el grupo A, con Suecia, Bielorrusia y Eslovaquia como primeros rivales, tiene ante sí el reto de conquistar su cuarto Europeo en cinco ediciones tras los oros de 2013 en Orchies, 2017 en Praga y 2019 en Belgrado. Un dominio sin paragón desde los tiempos de la inalcanzable URSS, que logró 21 oros en las 23 ediciones disputadas entre 1938 y 1991. En lo que va de siglo, España suma nueve medallas (tres oros, una plata y cinco bronces) en 10 Europeos (solo faltó al podio en 2011). “Esta selección representa uno de los grandes elementos para la esperanza, para ver por fin la luz al final del túnel. El deporte tiene que ser palanca de recuperación, transformación y resiliencia y este equipo representa como nadie el fomento de la marca España. Para recuperar la autoestima y la idea de proyecto común”, sumó el Ministro de Cultura y Deportes, José Manuel Rodríguez Uribes, en un acto que también contó con la presencia de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís y del director general de Comunicación de Endesa, Ignacio Jiménez entre otros representantes institucionales.

La selección femenina parte hoy hacia Valencia para iniciar una preparación que contará con seis partidos amistosos. Después de los primeros días de trabajo en L’Alqueria, el equipo pondrá rumbo a Toulouse, donde afrontará un doble enfrentamiento ante Francia el domingo 23 (17:45), y lunes 24 de mayo (16:05). Córdoba acogerá después un triangular con Nigeria (jueves 3 de junio, 21:00) y Bélgica (sábado 5 de junio, 18:45 h) como rivales. Y, de nuevo en Valencia, se cerrará la puesta a punto con otro triangular frente a Turquía (jueves 10, 20:30) e Italia (sábado 12, 20:30).

Faustino Sáez
elpais.com