En idéntico escenario, pero con varios cambios respecto al encuentro disputado en la tarde del domingo, la Selección Española ha dado un nuevo paso al frente de cara a su preparación del Eurobasket con un encuentro en el quela falta de acierto ha sido la clave que ha impedido a las de Lucas Mondelo el poder optar al triunfo. Un partido del que extraer las primeras conclusiones positivas pese a la derrota ante una Francia más rodada en su preparación.

 

Será el próximo 3 de junio cuando volvamos a ver sobre el parqué a una Selección Española que disputará sus primero minutos en territorio nacional de cara al inminente Eurobasket. Unos encuentros a los que el equipo de Lucas Mondelo llegará mucho más maduro en su juego gracias al importante banco de pruebas realizado estos días en Francia y donde el cuerpo técnico ha podido extraer las primeras conclusiones positivas de cara a su crecimiento como equipo.

Un inicio errático entrega a Francia el mando del partido (27-5)

Con María Conde, Laura Gil, Laura Quevedo y Laia Palau afrontando su "jornada de descanso", la primera novedad del partido por parte de Lucas Mondelo llegó con la configuración de un quinteto ideal en el que Tamara Abalde y Raquel Carrera volvieron a formar de inicio pareja interior. Ambas acompañadas en esta ocasión por Sivia Domínguez y Maite Cazorla en la dirección así como de Alba Torrens al tres. Dos bases en pista con las que tratar de imponer un ritmo de juego que, sin embargo, pareció aliarse con el equipo francés durante los primeros minutos de partido. Un inicio en el que la anotación pareció no acompañar a ninguno de los dos equipos y, en especial, a una Selección Española que vio como la Selección de Francia aprovechaba el 0/8 de las nuestras de cara al aro para firmar un contundente parcial (14-0). Paró Lucas Mondelo el partido para tirar más de palabras que de pizarra y por ahí comenzaron a llegar los primeros puntos españoles a cargo de una Cristina Oviña que rompía así el parcial francés (14-2). Pero las rotaciones del equipo nacional no fueron suficiente a la hora de poder contener a una Francia estelar en anotación y que cerraba el cuarto con un nuevo lanzamiento exterior a cargo de Williams (27-5).

El carácter defensivo permite a España reducir diferencias (10-17)

Dos canastas consecutivas de la Selección Española en el comienzo del segundo cuarto y, en especial el quinto punto de Cristina Ouviña, parecieron inquietar por primera vez a una Selección de Francia que no tardaba en tirar de tiempo muerto para parar el partido (29-9). Con ello, Valérie Garnier trataba de alertar a sus jugadoras acerca del posible crecimiento de una Selección Española que había subido las líneas de pase y que comenzaba a plantear algunos problemas a su equipo a través de los robos de balón de sus jugadoras exteriores. Pese a ello, Rupert fue capaz de mantener intactas las diferencias gracias a su acierto (33-14) provocando así el crecimiento de una Selección Española que comenzaba a generar desde el rebote defensivo. Y es que, dos capturas consecutivas de Silvia Domínguez, permitieron correr a una Selección en la que Alba Torrens culminaba con éxito bajo los aros (37-22).

La falta de acierto complica a España sus opciones (15-8)

No cambió en exceso el guion de uno y otro equipo con el comienzo de una segunda parte en la que la Selección Española seguía luchando cada balón desde la defensa, pero con una notable falta de acierto de cara al aro que impedía a las de Lucas Mondelo el poder acercarse en el marcador. Porque ni los tiros libres (8/14) ni el lanzamiento exterior (0/6) ayudaron a España a la hora de poder refrendar sus esfuerzos con la que hubiera sido su lógica consecuencia en el marcador (45-27). Así, el equipo nacional vio como la falta de puntos mermaba la alegría en su juego ante una Francia que crecía a base de confianza para alcanzar sus rentas máximas en el tramo final del tercer cuarto (52-30).

Francia exprime su ritmo de juego para reafirmar su triunfo (20-15)

Con diez minutos por jugarse, la Selección de Francia no bajó el pistón ante una España que trataba de defenderse en zona para alejar a las pívots francesas del aro. Una estrategia que chocó con el estelar acierto exterior de un rival que terminaba de romper el partido desde el 6,75 para colocarse por primera vez por encima de la treintena para provocar un nuevo tiempo muerto de Mondelo (65-32). A base de pizarra, el técnico nacional regresaba a una defensa individual que, sin embargo, no fue una preocupación para una Francia que seguía imponiendo su acierto (50%) ante un equipo visitante que no había sido capaz de anotar desde la línea de tres (68-34). Poca historia tuvieron ya los cinco últimos minutos de juego donde España siguió moviendo su banquillo entregando minutos de juego a jóvenes como una Laia Flores que anotaba sus primeros puntos con la camiseta nacional (72-45).

FEB