A punto de viajar a China donde disputará su cuarta temporada en una de las ligas más importantes del planeta, Lucas Mondelo nos habla del baloncesto asiático, de la Liga Femenina, de la Selección Femenina, del Preolímpico y de Universo Mujer.

Cuarta temporada en China. En las tres anteriores han conquistado tres Ligas… ¿qué retos te planteas esta temporada?
Los retos que me planteo este año son los retos que me planteo siempre: sacar lo mejor de nosotros y jugar como un equipo. Ya sabemos lo difícil que es ‘ganar después de ganar’, por lo que este año el reto es tener un nivel alto, ser honestos con nosotros mismos y dar lo que la gente espera de nosotros. A partir de ahí, con los pies en el suelo y sabiendo las dificultades que nos plantea la liga en la que todo el mundo te quiere ganar, si jugamos al nivel que podemos llegar estaremos cumpliendo los objetivos. Luego, quedar primero, segundo o tercero, son situaciones deportivas que dependen de más factores.

El baloncesto asiático tiene sus peculiaridades respecto al europeo pero has sabido adaptarte para triunfar en uno y en otro ¿Cuál es el secreto?
Es cierto que hay ciertas diferencias entre el asiático y el europeo-americano, pero al final el baloncesto es baloncesto. Igual que me niego a hacer diferencias entre baloncesto masculino y femenino. Yo me siento entrenador de baloncesto, sin más. Y en cuanto al secreto mi idea es que nadie está por encima del equipo, fomentar la solidaridad, el trabajo de equipo y una buena defensa. El juego de equipo de un pase más, no de un pase de más. Creo que, desde la observación, si aplicas lo que tú trabajas y lo juntas con lo que ellos saben hacer bien, tienes ya mucho ganado.

Anna Cruz es la mujer del momento y este domingo ha disputado el primer partido de la final de la WNBA ¿Cómo lo valoras? ¿Es un nuevo éxito del baloncesto femenino español?
Es un éxito del baloncesto español. La evolución de Anna es una evolución exponencial. Pero tenemos a Marta Xargay que ha hecho una gran temporada en su debut. Y a Astou,  Sancho Lyttle,… e incluso Alba Torrens, que de momento no quiere ir porque prefiere centrarse los veranos con la Selección. Es una consecuencia de la calidad del baloncesto femenino español, sobre todo en su capacidad competitiva y de lectura de juego, que se ha fomentado, en parte, por nuestra falta de físico. Es un éxito más del Método FEB, una estructura con el trabajo de mucha gente coordinado por el director deportivo FEB, Angel Palmi.

También ha comenzado la Liga Femenina con el regreso a España de algunas internacionales ¿Piensas que la Liga ha dado un paso adelante?
La Liga ha dado un paso adelante, con el regreso de internacionales y con la incorporación de alguna extranjera de calidad. La Liga siempre ha sido competitiva,… ahora lo sigue siendo pero con más modestia. Lo que es cierto de que en cada crisis hay una oportunidad. Tenemos jugadoras de Selección jugando en el extranjero muchos minutos importantes en equipos muy fuertes lo que les da experiencia  y respeto internacionales. Y luego jugadoras jóvenes españolas  que tal vez jugarían menos en otras condiciones y que están creciendo a pasos agigantados. De momento, el balance es positivo.

La Selección Femenina se plantea desde ya dos objetivos: el Preeuropeo y el Preolímpico ¿Los Juegos de Río son un gran incentivo para la Selección?
El siguiente objetivo es el Preolímpico pero entre medio están las ventanas de clasificación del Europeo 2017. Son competiciones diferentes a cualquier otra competición: dos partidos en una semana, viajando, en casa y en casa del rival,.. Hay que jugarlos con mucha cabeza. Una vez pasado este Preuropeo está el Preolímpico… y sólo el Preolímpico. Este verano conseguimos la clasificación entrando entre los cinco primeros del Europeo, luego con una medalla, y creo que todo ello conseguido con brillantez.

Ahora toca un Preolímpico que no va a ser fácil.  Va a depender de las lesiones, los cruces, los momentos de forma,… así que será lo fácil o difícil que nosotros lo hagamos. Una vez conseguido esa ilusión que es el pasaporte a los Juegos, nos podemos plantear llegar a ese partido de cuartos y conseguir ganarlo, algo que nunca el baloncesto femenino español ha conseguido. Y si lo unimos con una posible semifinal para la Selección Masculina hablaríamos de un éxito del que pocos países pueden presumir.

Y un poco más allá está la Copa del Mundo Femenina 2018 y el proyecto Universo Mujer de la FEB. ¿Qué influencia puede tener para el deporte femenino español y el baloncesto femenino?
Estamos hablando del sueño que José Luis nos ha contagiado a todos y que tiene unas cuotas de expectación muy grandes. Universo Mujer, con su aspecto social y cultural, con la premisa del papel de la mujer en la sociedad, certifica el hecho de que la FEB ha sido pionera en el fomento del deporte femenino, como lo demuestra destinando el 30% de su presupuesto para el baloncesto femenino, y con el hecho de ser el deporte con más licencias de mujeres en España.

Deportivamente la Copa del Mundo 2018 no nos debe hacer perder de vista las ventanas del Preuropeo y el Preolímpico. En este camino la idea es ir incorporando a jóvenes jugadoras que año tras año están consiguiendo medallas y éxitos en categorías de formación, y que lo seguirán haciendo los próximos veranos. Hay jugadoras de gran proyección en la U19, en la U20,… que se irán incorporando con otras jugadoras jóvenes que ya están en la Selección o en su órbita. Tanto la Copa del Mundo como Universo Mujer 2018 nos tienen que servir como estímulo, como faro, pero nunca como presión.

FEB