La gerundense confirma la retirada definitiva, a los 30 años, con un mensaje a Instagram para «vivir la vida» y centrarse en la moda

 

La gerundense Marta Xargay, de 30 años, se retira después de haber hecho una parada previa cuando jugaba en el Uni y disputar un partido con Phoenix en la pretemporada de la WNBA. Cierra una etapa brillante con una plata en los Juegos Olímpicos de Río, Mundiales, Europeos, una Euroliga y varias ligas.

Se retira definitivamente. ¿Ha sido una decisión muy meditada?
Sí. Hace mucho que lo pienso. Mi intención era jugar el año pasado los Juegos Olímpicos de Tokio y retirarme después, pero la Covid-19 lo truncó todo. Lo he tenido claro desde que la pandemia ha llegado a nuestras vidas.

Ya apartarse del baloncesto durante una temporada. ¿Cómo vivió aquella época?
No eché de menos el baloncesto. Fue un momento de cansancio mental, ya no disfrutaba y tanto el cuerpo como la cabeza me lo pedían. Lo necesitaba.

¿Aquel paso previo le ha ayudado a hacer el definitivo ahora?
La decisión ha sido muy meditada. En el momento que opté por detenerme un tiempo, era para saber si realmente estaba preparada o no para dejar el baloncesto. Vi que me volvía a encontrar bien y que me reencontraba conmigo misma, llegando al punto donde quería ser. Volví a ser feliz. No siempre es fácil encontrar la estabilidad y creo que nunca había estado tan feliz y tranquila con esta paz mental. Ahora disfruto de la vida. No todo el monte es orégano y el camino ha sido difícil, pero ahora mismo estoy contenta de haber dado este paso atrás con el baloncesto para dejar de sufrir.

Entonces, ¿hace un punto y final al baloncesto para continuar con el punto y seguido que tiene con la moda?
Este tiempo he seguido muy puesta en el mundo de la moda. Es otra de mis pasiones y me ha ayudado. En Estados Unidos es mucho más difícil, pero cuando he podido estar en casa lo he disfrutado. En cuantoaligeraron las restricciones, estuve en la tienda haciendo colecciones. Tengo un proyecto que me ilusiona mucho y tengo ganas de que salga adelante.

Hace unos meses jugó un partido de pretemporada de la WNBA. ¿Era consciente de que despedía de las pistas?
Era la manera de estar junto a mi pareja (Breanna Stewart, que juega con Seattle) porque ella compite en Estados Unidos y quería estar a su lado. Ha sido una de las maneras de despedirme, aunque para mí estos no han sido mis últimos partidos. Haber podido jugar en Girona con mi familia al lado y poder volver a compartir pista con Sonja (Vasic), Laia (Palau) y Nuria (Martínez) fue realmente mi manera de despedirme.

¿Qué hará a partir de ahora?
Me gustaría estar entre Estados Unidos y Girona. Al final, lo que quieres es estar junto a tu pareja.

Tienen pendiente la boda. Le ocuparán bastante tiempo los preparativos ...
No hemos ni empezado con los preparativos .. Estamos a la expectativa de la evolución de la pandemia porque, por ejemplo, ahora mi familia no podría entrar en Estados Unidos. Cuando celebras una boda o una fiesta así de grande, quieres que toda tu gente esté y disfrutar de una manera normal sin mascarilla. Lo tenemos en mente y lo empezaremos a preparar poco a poco. No tenemos prisa por hacerlo.

Pocas deportistas hablan con tanta libertad y naturalidad de su relación amorosa. ¿Le costó mucho salir del armario?
Siempre lo he llevado con mucha naturalidad. Es mi vida y cada uno decide cómo vivirla. Habrá personas que lo juzgarán, les gustará más o menos ..., pero nadie vivirá mi vida. Al principio, me escondía algo por el qué dirán o porque no te hagan daño. Ahora ya no. Hagas lo que hagas, todo el mundo tiene algo que decir. Si estuviera con un chico, también lo harían. A la gente le gusta juzgar y hablar para hacer daño a los demás. La gente que está a mi lado me conoce, saben que soy feliz y quieren lo mejor para mí.

Desgraciadamente está el caso reciente de la muerte de Samuel, el mes pasado se celebró el orgullo ... ¿Se ha encontrado alguna vez en una situación comprometida o le han dicho algo para ir cogida de la mano de su pareja ?
No. Por suerte nunca he tenido ningún tipo de situación así. Lo ocurrido con Samuel es una pena. Es odio y eso se educa desde pequeños. Todos somos personas y queremos vivir nuestras vidas felices. En Estados Unidos también se nota mucho con el racismo. Tenemos el caso de George Floyd o los ataques a los asiáticos desde que llegó la Covid-19. Tenemos que ser más respetuosos, hacer nuestra vida y dejar a los demás en paz. Estamos aquí para disfrutar del camino. Todo el mundo es libre para vivir su vida de la manera que quiera.

¿Estados Unidos está a años luz de España, respecto a la homofobia?
Sí. España va muy atrás aún en este aspecto, aunque en Estados Unidos hay otros aspectos como el racismo que te comentaba. Evidentemente no todo el mundo es así, pero hay que mejorar en todas partes. Nos lo tenemos que poner en la cabeza y educar desde pequeños.

De toda su trayectoria como jugadora, ¿qué es lo mejor que se lleva?
Hay varias cosas. He sido muy afortunada, pudiendo vivir todo como jugadora de baloncesto. He jugado en la WNBA, Juegos Olímpicos, Mundiales, Europeos ... Además, he podido ganar que no es nada fácil. Mis padres y mi hermana han seguido a mi lado y lo he podido celebrar con ellos. Es muy importante tener a la familia y los amigos de toda la vida (estudió en el Vedruna). Hay cuatro amigas que siempre están, a pesar de la distancia. También he conocido a Sonja (Vasic), que se ha convertido en un pilar en mi vida y somos como culo y mierda, y a mi pareja, Breanna Stewart. El baloncesto me ha dado muchas cosas y muchas personas.

Imagino que no fue fácil marchar con 18 años hacia Salamanca para avanzar con tu carrera deportiva.
Al principio tenía mucha ilusión por irme de casa. Era lo que piensa todo el mundo, dejar a los padres y que no te controlen. En el momento de llegar allí, en cambio, tuve un choque de realidad. No tenía ni la ropa limpia, ni la casa limpia, ni la comida ... Una persona que juega en una liga de baloncesto profesional debe tener todo el día. Debía comer bien, recuperarme bien ... Al principio fue un desastre, aunque fue una experiencia más para crecer y madurar de un día para otro.

Dentro de poco empiezan los Juegos de Tokio. ¿Tendrá la espinita de no estar allí?
Unos Juegos siempre son unos Juegos. Viviré estos de una manera diferente y estoy muy tranquila con la decisión que he tomado. Como no echo de menos jugar, tampoco echaré de menos los Juegos. Tendré nostalgia, pero sé que con el coronavirus serán muy diferente de los de Río.

¿Qué ha significado para usted jugar al Uni Girona? No sé si el retorno fue la etapa más especial, tal vez ...
Fueron etapas diferentes. Siempre es bueno jugar en casa junto a tu familia. Cuando regresé venía de pasar dos años muy complicados en Rusia y volver a casa fue como una liberación. Me sentía protegida y sirvió para volver a encontrarme. Tenía en mente jugar los Juegos y quería recuperar el amor por el baloncesto, volviendo a ser yo en la pista. Fue como un proceso de adaptación.

Tatiana Pérez
diaridegirona.cat
Google Translate (revisado)
foto LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO