No era nada fácil el grupo de primera fase de la selección femenina, por lo que haberlo superado con tres victorias roza el sobresaliente. La última víctima fue una Canadá con problemas de competitividad, pero mucho talento en su plantilla. España pasa como primera de grupo y espera rival tras el sorteo del martes.

 

Tras los nervios del debut en el partido ‘trampa’ ante Corea, las de Lucas Mondelo jugaron un partido brillante ante Serbia y otro muy serio esta madrugada ante Canadá. Con el marcador controlado en todo momento, España derrocha confianza en su juego y minimiza el talento de sus rivales. Con menos necesidades que las rivales, el equipo estuvo comandado por jugadoras como Astou Ndour. Cristina Ouviña y Laura Gil.

Ouviña empezó el partido como lo terminó el otro día ante Serbia. 2+1 y muy concentrada en el encuentro. 0-5 de parcial ante una Canadá que siempre parece tener mejor plantilla que los resultados obtenidos. El partido era rápido, con posesiones cortas y pocas interrupciones, con España dominando el marcador con ligeras ventajas. Astou Ndour y Laura Gil hacían daño en la pintura, con Lucas Mondelo rotando más jugadoras que en el anterior encuentro. Queralt Casas aportaba desde el banquillo y España conseguía 10 puntos de ventaja ante una Canadá que aguantaba gracias a la calidad de Nirra Fields (13-23).

El partido transcurría por el mejor guion posible, el de una victoria cómoda que asegurara el primer puesto, pero unos Juegos tienen siempre una complicación extra. El segundo cuarto no fue tan fluido, no se anotaba con tanta facilidad y Canadá se acercaba (23-27 min 15) provocando el tiempo muerto de Lucas Mondelo. El seleccionador español ajustaba algunos aspectos en defensa, pero Canadá se agarraba al encuentro, a costa de acumular faltas personales. 34-40 y un +6 que parecía poco para la impresión de lo visto en la pista.

El tercer cuarto comenzó con una jugada de pizarra rematada por Ndour, seguida de una buena defensa y una buena acción de Gil, que devolvía en 30 segundos los 10 puntos de ventaja (34-44). La reacción norteamericana quedaba en nada, y España iba cogiendo el cartel de favorito acelerando en los momentos concretos. Con Ouviña en estado de gracia, las de Mondelo hacían la ‘goma’ entre los 15 y los 20 puntos. A las jugadoras que destacaron el jueves (Alba, Cazorla…) les tomaron el relevo otras como Laura Gil o Queralt Casas. Los 20 puntos de ventaja se quedaron en 13 al final del tercer cuarto (47-60).

Canadá intentó sacar su última cuarto en el inicio del último cuarto. Un parcial de 9-2 estrechaba el resultado (56-62) con más velocidad en ataque y más errores en el tiro de las españolas. Un triple de Alba devolvía la tranquilidad (56-65) a falta de cinco minutos. Sin llegar a romper el partido, el control era español. Canadá peleaba cada balón para tener un mejor average y buscar puesto en cuartos como uno de los mejores terceros. España buscaba ya el final de partido y esperar a la próxima cita.

FEB
Montaje: fotos FIBA