España ganó a Canadá 66-76 con lo que se asegura, con su balance de 3-0, estar mañana como cabeza de serie en el sorteo de los cuartos de final de los Juegos y evitar a EEUU, algo que no ha podido evitar el equipo masculino.

Una de las imágenes más llamativas tras el partido fue la de Queralt Casas. La jugadora del Valencia Basket, que quiere colgarse una medalla junto a sus compañeras taronja Carrera, Ouviña y Gil, apareció en la zona mixta del Saitama Arena, precisamente con Laura Gil, con los ojos llorosos y volvió a emocionarse cuando atendió a los periodistas. La de Girona, explicó que fue una liberación de tensión tras un partido donde estuvo 18 minutos en pista y aportó 8 puntos, 3 rebotes, 5 asistencia sy 15 de valóración.

«Es complicado cuando tienes otro rol distinto al de tu club, cuando no tienes confianza, es más difícil. El otro día no jugué y hoy estaba esperando la oportunidad», confesó. En este caso, no hablaba de confianza en sí misma sino por parte del seleccionador, de la falta de minutos. En el pasado Eurobasket Women disputado en junio en Valencia, donde España terminó con un doble golpe al quedarse fuera de la lucha por las medallas y del Premundial de Australia de 2022, Queralt Casas ya tuvo un rol muy secundario para el seleccionador Lucas Mondelo. La taronja, tal y como pudo confirmar este periódico, también sufrió en silencio esa situación a la que no está acostumbrada.

J.C. Villena
lasprovincias.es
foto FEB