La base de Perfumerías Avenida apunta que ser capitana de la selección es más "complicado" que ejercer así en un club.


Silvia Domínguez es la nueva capitana de la selección española de baloncesto. Un papel que ya ejerce desde hace años, y con brillantez, en Perfumerías Avenida y un reto que en su línea habitual asume con responsabilidad y teniendo claro cuál debe ser su papel "Vengo a dar un relevo a una jugadora que lleva muchos años en ese puesto -Laia Palau-, con ese papel y es un puesto complicado porque no es lo mismo que en un club. Al final aquí nos juntamos diferentes jugadoras que vienen de sus equipos, con diferentes roles y reajustar todo es complicado para el seleccionador y también crear esa armonía dentro del grupo y gestionar eso no siempre es fácil".

Pero como es una jugadora con 'mil batallas' afrontadas y muchas veces ganadas lo asume como lo que es. "Es un reto más para mí también intentar a ayudar a todas las compañeras a que siempre se sientan cómodas tanto dentro como fuera de la pista".

Esta es la primera concentración en la que tiene que asumir este papel de capitana y con muy poco tiempo además ayudar a preparar al grupo para lo que le espera en el primer encuentro clasificatorio para el Eurobasket que la selección afronta este jueves en Hungría.

Avisa sobre lo que viene: "Espero hasta un ambiente hostil, por el pabellón, porque al final para ellas es una oportunidad de empezar sumando en esta clasificación para el Eurobasket. Quizás ahora la gente después de este verano puede pensar que España está un poco ahí tambaleándose y es también un momento para hacernos fuertes, para sentar las bases. Es verdad que no tenemos mucho tiempo para preparar este partido y para adaptar los roles de todas las jugadoras pero es una buena piedra de toque para empezar"

Teresa Sánchez
tribunasalamanca.com
foto FEB