Paula Ginzo y Raquel Carrera nacieron en la provincia de Ourense, la primera suma 25 años y, la segunda y excéltica acumula 21, pero en el particular duelo es la que tiene más galones de las dos como jugadora del campeón de liga, el Valencia, y MVP de la final.

Ambas, además de lugar de nacimiento, comparten posición de ala-pívot, que en una selección española del vigués Miguel Méndez con ausencia de grandes interiores, tendrán que disputar muchos minutos como ‘center’ y, por momentos, compartirán quinteto en la pista.

“Estoy muy contenta de poder entrenar y jugar en Vigo. He estado aquí cuatro años de formación que han sido muy especiales. He crecido como jugadora aquí y es el sitio en el que descubrí que iba a ser jugadora profesional”, explica la ourensana Raquel Carrera, que militó entre los 14 y los 18 años en el Celta: “Crecí en Vigo y llevé la progresión que quería. Vine a Vigo porque quería ser jugadora de baloncesto y pude hacerlo”.

Sobre su papel en la actual selección española, explica que “todas tenemos la confianza que Miguel Méndez deposita en nosotras. Hay muchas bajas, especialmente en el juego interior, y creo que todas tenemos que dar el cien por cien. Pude crecer año a año y este fue muy especial, tanto a nivel personal como grupal". Precisamente, también le servirá para el verano porque “en Valencia he jugado en los dos puestos, tanto como pívot pura en el centro, como en una posición más exterior. Así que, lo que Miguel Méndez necesite de mí, se lo voy a dar”, resume la jugadora.

En los últimos días tiene que contestar a un futuro paso por la WNBA. “Hay momentos para todo, pero ya iré. Ahora no es el momento”, explica Carrera.

Aunque sin paso por Vigo en su trayectoria como jugadora, Paula Ginzo también se muestra contenta por una concentración en la ciudad, ya que “tenía muchas ganas de venir a Galicia y estoy feliz aquí. Estoy en mi tierra y llevaba muchas concentraciones sin venir. Aquí siempre se está bien”.

Jorge Castro
atlantico.net