Emma Meeseman es la estrella del combinado belga, pero su jugadora más carismática es la eterna Ann Wauters (1,95m, 37 años). Elegida en el número 1 del draft de la WNBA en 2000 por las Cleveland Rockers, siendo la primera belga en jugar en la mejor liga de baloncesto del mundo y campeona en 2016 con Los Angeles Sparks, Wauters ha sido santo y seña del baloncesto de su país durante la larga travesía del desierto que ha llevado a su selección a vivir la mejor época de su historia.Wauters, que ha venido a Tenerife con sus tres hijos, apenas jugó en el partido ante Puerto Rico y tuvo un protagonismo residual ante Japón, pero aporta su experiencia y talento a una selección peligrosa y en crecimiento

laopinion.es