Las Mestdagh, Kim y Hanne, son las únicas hermanas que compiten en la Copa del Mundo. Su padre, Philip, el seleccionador. Desde un mismo hogar hasta ser reconocidas mundialmente. La selección de Bélgic reúne en sus filas a las hermanas Mestdagh, algo insólito en el resto de los selecciones.
El nacimiento de Kim Mestdagh (12/03/1990) precedió el de su hermana Hanne (19/04/1993). El nacimiento de ambas fue celebrado por su hermano mayor, Robin. La familia Mestdagh, con el progenitor, Philip -seleccionador belga-, a la cabeza, vio en sus vástagos un fervor especial por el baloncesto. Todos ellos se iniciaron en el deporte de la canasta en su localidad natal, Ypres (Bélgica).


Robin sirvió de ejemplo para sus hermanas -entró en el Draft de la NBA en el año 2010-, que pronto se iniciaron en los parqués. La evolución de los Mestdagh fue meteórica y dieron como producto que todos acabaran recalando en clubes profesionales de baloncesto.


Con el paso de los años, Kim emigró al baloncesto universitario de Estados Unidos para recalar en la Universidad Estatal de Colorado. En el equipo estudiantil permaneció durante cuatro temporadas -desde 2008 hasta 2012-. En el mentado periplo alimentó los guarismos del Rams, tanto es así que se metió entre las máximas anotadoras de la historia del equipo de la NCAA. El destino ubicó a la escolta en el Perfumerías Avenida, tras pasar por el Zamarat (Zamora), Yakin Dogu (Turquía) y hacerse con el bronce en el Eurobasket 2017 con Bélgica.


En lo que corresponde a la menor de los Mestdagh, Hanne, se desempeñó también como jugadora exterior -es alero-. Pese a tener 25 años, también coincidió con Kim en la consecución del bronce en el Europeo del pasado año. Actualmente, juega en el Belfus Namur de Primera belga.


Los entresijos de esta Copa del Mundo reunían, en sus prolegómenos, dos coincidencias familiares más, sin embargo en las listas finales solo pervivió la de las jugadoras belgas. En la prelista de Japón coincidieron las hermanas Akaho. Himawari entró en la docena nipona en detrimento de Sakura. Similar fue el caso de las letonas Strautmane; Paula se quedó fuera, Digna entró.


Las hermanas intentarán proseguir su senda compartida más allá de la fase de grupos que expira hoy. Para ello asumen el reto de derribar la fortaleza española. De cerca habrá que vigilar las evoluciones de las Mestdagh, sobre todo la presencia en pista de Kim. La mayor de las parientes ostentó, ante Japón, un porcentaje desde el 6,75 al alcance de muy pocas; 63'6% (7/11). Entre los dos partidos disputados -ante Puerto Rico y Japón- ha sumado 26 puntos y ha disputado 57 minutos y 12 segundos. Hanne ha contado con menos protagonismo; 9 puntos -ante Puerto Rico- y una suma de 17 minutos y 48 segundos. España, a frenar el trinomio Mestdagh.

 

eldia.es