Evina Maltsi celebrará su 40 cumpleaños pronto, pero la edad no es lo que generalmente define a la leyenda del equipo nacional de Grecia.


Su talento, liderazgo, actuaciones, cualidades inspiradoras y brillante trayectoria están muy por encima de su fecha de nacimiento cuando se trata de hablar.
Sin embargo, habiendo roto no uno sino dos récords en la Copa del Mundo de Baloncesto Femenino FIBA 2018, es difícil ignorar el hecho de que está mostrando niveles notables de longevidad profesional.

Al principio de la Fase de Grupos, se convirtió en la jugadora de más edad en la historia de la competición en anotar más de 20 puntos en un partido, un hecho que la jugadora ni siquiera conocía.
"No sabía eso", sonrió Maltsi, mientras le contaban sobre algunas de las leyendas de la Copa del Mundo de Baloncesto Femenino que había superado, como Hortencia Marcari.


"También admiro a grandes jugadores como Manu Ginobili o Dirk Nowitzki y todas estas personas que han jugado en la NBA, la WNBA u otras (ligas): hombres o mujeres. No importa. Son mis referentes". "Siempre me he preguntado cómo lo hacen y siempre traté de alcanzar ese (nivel). Estoy realmente feliz con esto (el récord) porque realmente amo el baloncesto".


 La ex Jugadora Más Valiosa del Eurobasket femenino ahora también es la jugadora con más puntos para su país después de pasar la marca anterior de 210, establecida por Sofia Kligopoulou cuando se enfrentó a Corea.


"Es genial cuando recibes esto de otro gran jugador", dijo Maltsi entusiasmada. "Tenía un gran respeto por Sofía, quien lo hizo antes que yo. Era una gran modelo a seguir como capitana y jugadora. Siempre quise copiarla en muchas cosas, especialmente al ser capitana del equipo. Es algo enorme y quiero agradecérselo a los entrenadores y a mi equipo. Es una gran sensación ".


Entonces, ¿cuánto tiempo más puede continuar Maltsi? En realiad, es un tema complicado para comentar. Tal vez haya una cierta sensación de fatiga para Maltsi al tener que responder constantemente a una pregunta que se ha planteado incesantemente durante varios años.
Con la lengua en la mejilla, dio entonces quizás una indicación más real de su visión al agregar: "Espero que podamos clasificarnos para los Juegos Olímpicos, y solo entonces me retiraré".


Cuando llegue el día, Maltsi dejará un vacío que simplemente no se puede llenar. Sin embargo, la veterana se apresuró a señalar que el pronóstico no tiene que ser sombrío, y que algunas estrellas en ascenso comienzan a hacerse sentir.
"Este año tenemos a Maria Fasoula, que está muy desarrollada en comparación con el año pasado; es mucho mejor y es una jugadora realmente buena", señaló.

"Eleanna Christinaki apareció en momentos críticos el año pasado y también en las ventanas clasificatorias del EuroBasket Femenino de FIBA. Esta generación que se acerca es muy nueva y positiva.
"Pinelopi Pavlopoulou también nos impresionó a todos durante la pretemporada y ha pisado la cancha y no jugó como un novato para nosotros. Especialmente como armador es un papel difícil y apuesto a que será un jugador del que hablaremos mucho en el futuro".
Por ahora, Maltsi y sus compañeras de equipo pueden estar satisfechas con pasar de la fase de grupos por primera vez y están a solo una victoria de alcanzar los cuartos de final del viernes.

 

FIBA