No estaba dentro del guión previsto. Ni la aportación del banquillo belga, ni el acierto desde los 6.75, ni el exceso de intensidad en un partido en el que se podía perder hasta de 7 puntos para conservar el liderato. La derrota cambia la ‘hoja de ruta’ de España, que tendrá que pelearse los cuartos ante Senegal este miércoles. Una final para seguir soñando.

Si toda selección tiene un partido extraño en cada Campeonato, España lo ha sufrido este martes. Podía perder de hasta 7 puntos para conseguir el liderato y pasar directamente a cuartos de final. Llegó a caer de 17 ante una Bélgica con un gran acierto en el tiro, recuperó 10 puntos a base de coraje y una gran Alba Torrens. Y perdió en el último segundo ante una jugada de pizarra de las belgas. La hoja de ruta cambia y las de Mondelo tendrán que jugarse los cuartos de final ante Senegal, viajando por la otra parte del cuadro, con Australia como gran favorito.

Decía Lucas Mondelo en la previa que quería un partido intenso en los dos primeros cuartos para llevar al límite a las jugadoras claves belgas. Con esa idea salió España, buscando posesiones cortas sin esperar al cinco contra cinco. Un triple de Alba ponía el 2-4 mientras que Mestdagh y Meeseman daban la réplica. Con los dos equipos acertados en el tiro exterior, España echaba de menos la aportación ofensiva de Ndour, más preocupada por la defensa de las pívots belgas.  Bélgica rotaba (en contra de lo que estaba en el guión) y las jugadoras suplentes firmaron un parcial de 7-0 que transformó el 11-13 en un peligroso 18-13. Una canasta de Xargay y un tiro libre de Linskens dejaban el 19-15 al final del primer cuarto.

Comenzó el segundo cuarto de la mejor manera posible: buena defensa y triple de Anna Cruz para poner en pie a los aficionados que volvieron a llenar el Santiago Martín. Pero Bélgica estaba muy fluida en ataque, y sin Wauters en pista conseguían un buen parcial y provocaban el tiempo muerto de Lucas Mondelo (25-20 min 14). Momento importante y España buscó a la jugadora que, posiblemente, está en mejor forma. Marta Xargay anotó cinco puntos consecutivos para empatar a 27. Problemas en el rebote defensivo y los cambios de zona a individual de las belgas pusieron en aprietos de nuevo a las de Lucas Mondelo, y estiraron la ventaja hasta el 39-32 con el que se llegó al descanso.

Salió Lucas Mondelo con el quinteto tirular en el inicio del tercer cuarto, pero Bélgica con Kim Mestadgh muy acertada obtenía la mayor renta (45-32) que la metía virtualmente en el liderato de grupo por primera vez. Dos canastas consecutivas de Astou se enlazaban con su cuarta falta personal, que la mandaba directamente al banquillo. Vanloo se apuntaba a la amenaza desde el triple mientras que Torrens y Xargay asumían su protagonismo. Lucas intentó una defensa zonal, rota por Mestdagh desde los 6.75. Nicholls pedía el apoyo del público, porque España no conseguía volver a bajar la barrera de los diez puntos. La intensidad subió, y los árbitros la penalizaron con técnicas a Laia Palau y Anna Cruz, que dejaron el marcador en un preocupante 61-46 al final de un mal tercer cuarto terminado con canasta final de Cruz de costa a costa.

Era un partido de la primera fase, pero la intensidad en la pista y en las gradas era de un partido en el que se jugaba mucho más. Los árbitros adquirieron un protagonismo que no querían y eso enarboló los ánimos del banquillo, de las jugadoras… y de una grada que gritaba ‘sí se puede’ a la menor oportunidad. Los 17 puntos de desventaja se reducían a 11 (65-56) pero una sucesión de errores en los dos equipos favorecía a Bélgica, que se llenaba de confianza. Los buenos minutos de Alba Torrens eran una gran noticia para España, con su inseparable Laura Nicholls aportando en las dos partes del campo. Un tiro libre de la cántabra ponía el -10 (69-59) y otros dos más de Marta Xargay ponían a España en cuartos de final a falta de 1.1 segundos (70-63). Pero no era el día de España. Jugada de pizarra para que anotara Meesseman en el último suspiro para dar el liderato a las belgas.


MARTA XARGAY: "SENEGAL VA A SER DURO"
Se encontraba desilusionada una Marta Xargay que volvió a hacer un buen partido (13 puntos y 6 rebotes) pero que se culpaba de la última jugada.
“Ha sido una pena. Creo que ha habido mala comunicación en la última acción. Ahora hay que dar un paso adelante, y mañana tenemos un partido para llegar a cuartos” decía Marta Xargay a las cámaras de Teledeporte. “Quizás nos ha entrado ansiedad viendo que no entraban los tiros y nos ha costado ajustar la defensa” aseguraba Xargay que reconocía el mérito de su rival: “sabíamos a qué equipo nos enfrentamos, con mucho poderío interior y exterior. “

Por último Marta Xargay tiene ya la mente puesta en el partido de este miércoles: “Senegal va a ser muy duro. Es un equipo muy físico que va a darlo todo” y se acordó de felicitar a la afición del Santiago Martín: “el público ha estado de diez. Nos ha apoyado y es una pena que no hayamos podido ganar.”

FEB
foto EFE