Será un momento de orgullo que, sin duda, pasará a una historia de la que forma parte Adaora Elonu. Nigeria, tras su victoria ante Grecia, saltará el viernes a la pista para jugar en cuartos de final ante la vigente campeona y gran favorita: Estados Unidos.

Cuando el avión aterrizó en Tenerife la semana pasada, había una modesta expectativa de que, como campeones reinantes del AfroBasket Femenino, las nigerianas podrían hacer algo positivo.

El objetivo, al menos, era el de obtener su primera victoria en una Copa del Mundo de Baloncesto Femenino FIBA. Incluso teniendo en cuenta que Otis Hughley Jr., tomó la decisión de recalar en la silla aún caliente del entrenador tan sólo unas semanas antes de que comenzara el torneo.

Lo que posteriormente se desarrolló en la más extensa de las Islas Canarias hasta la fecha, ha estado más allá de sus sueños más remotos. Obtuvo su primera victoria tras vencer a Turquía, una auténtica potencia europea. Este hito no sólo lo prolongaron con un triunfo ante Argentina, sino que lo hicieron en un Euro-Doble al derrotar a Grecia 57-56 en un dramático encuentro de Cuartos de Final.

"Es un cuento de hadas para todos los involucrados", admitió Elonu, una mujer regular de la EuroLeague y con muchos minutos en la WNBA.

"No sabíamos qué esperar de la Copa del Mundo porque ninguno de nosotros había estado aquí; es solo un acontecimiento del que estamos disfrutando", confesó. "Estoy feliz por nosotros, porque hemos pasado por muchas cosas y nuestro lema era permanecer juntos y quedarnos juntos".

"Grecia es un equipo realmente duro. No sé cómo lo logramos, pero estoy más que feliz y orgullosa. Esto ocupa un lugar muy alto en mi carrera solo por este grupo de chicas. Ellas son mi familia".

"El equipo nacional es quién eres y tu cultura. Resuena mucho más fuerte que cualquier otro equipo, sin quitarle mérito a lo que he hecho con mis clubes".

"Pero llegar aquí, para todas nosotras, tras lo que hemos pasado y por lo que hemos tenido que luchar, los preparativos y el tratamiento, ha sido realmente difícil".

"Este es un gran momento por la forma en que nos mantenemos unidas y nos divertimos fuera de la cancha y en la cancha".

Elonu tampoco desaprovechó la oportunidad para darle crédito al entrenador Hughley por la forma en que ha apelado a la unidad para esta prueba global.

"Sí, supongo que podemos darle un poco de crédito al entrenador", se rió. "Ha sido un torbellino. No puedo hacer suficiente hincapié en lo difícil que ha sido, pero hemos persistido. El entrenador se ha quedado con nosotras, ha creído en nosotras y creemos en nosotras mismas".

El próximo rival serán las vigentes campeonas y eso es algo que entusiasma enormemente en el campo nigeriano.

"Jugar ante Estados Unidos suena realmente bien", dijo Elonu. "No sé qué esperar, pero vamos a seguir presionando. Vamos con la misma mentalidad. Como jugadora, como competidora, tienes que ir con la misma mentalidad".

"Simplemente nos alegramos de estar aquí. Esta es una experiencia nueva, pero queremos ofrecer el mejor espectáculo y actuaciones que podamos".

FIBA