La pívot francesa Sandrine Gruda fue fundamental (20 puntos y 7 rebotes) en la victoria de su equipo ante Turquía, por 78-61, que le clasifica para jugar los cuartos de final del Mundial de baloncesto femenino que se está disputando en Tenerife.

El duelo entre Gruda y la turca Quanitra Hollingsworth capitalizó los primeros minutos del partido entre Francia y Turquía. Las dos pívots rivalizaron en efectividad y firmaron sendos 5 de 6 en lanzamientos, pero mientras la francesa estuvo muy bien arropada por sus compañeras, la nacionalizada turca estuvo más que sola.

Los 10 puntos de Turquía al final del primer cuarto (19-10) tuvieron la firma de Hollingsworth y de hecho el primer punto de Turquía que no fuera de ella llegó en el minuto 14.20 cuando Tilbe Senyurek se sumó a la causa.

Francia comenzó a ver las cosas claras en el marcador, 29-10 (min.14), tras un parcial de salida en el segundo acto de 10-0, y levantó el pie del acelerador. Las otomanas, al encontrar más facilidades en la defensa gala, metieron tres triples seguidos y acortaron la ventaja, 31-21 (min.16.40).

Turquía fue un equipo completamente distinto con la nacionalizada Hollingsworth y junto con la base Isil Alben prácticamente estuvo todos los minutos en pista, aún a riesgo de 'quemarla' físicamente.

Francia, por el contrario, repartió más los minutos en vista de que el marcador le era favorable. Gruda apenas jugó 4 minutos en el segundo cuarto por casi siete de la pívot de las otomanas.

El paso por vestuarios le sentó mejor a las turcas, que consiguieron un parcial de 0-7 en los dos primeros minutos, 38-35, que las acercó a las francesas y las llenó de incertidumbre. Hollingsworth con cuatro puntos y algo más de fuelle volvió a ser la clave de su equipo.

Gruda volvió a asumir la responsabilidad, 10 puntos en los primeros 5.30 minutos, y lideró a las francesas para conseguir una ventaja más cómoda, 51-42.

Con las dos protagonistas del partido en el banquillo, el mayor fondo de armario de las galas se impuso hasta el 58-47 con el que finalizó el tercer cuarto.

Las turcas intentaron un último asalto al marcador, pero Alben, que jugó casi todos los minutos, y Hollingsworth estaban ya con la gasolina en la reserva y no pudieron ser tan efectivas en ataque.

Francia, con más rotaciones durante el partido y con sus mejores jugadoras más frescas, enfiló decidida hacia los cuartos de final, 66-53, min. 36.

Por si había alguna duda, los técnicos turcos decidieron protestar y Ekrem Memnun consiguió que le expulsaran por dos técnicas y su ayudante Aziz Akkaya se ganó otra de inmediato.

Ahí se terminó el partido, Francia acabó ganando fácil y clasificándose para los cuartos de final, en los que se medirá a Bélgica.


78 - Francia (19+19+20+20): Epoupa (2), Miyem (18), Gruda (20), Johannes (5) y Tchatchouang (2) -equipo inicial-, Ciak (10), Michel (1), Ayayi (6), Chartereau (8), Badiane, Duchet y Bernies (6).

61 - Turquía (10+17+20+14): Cora (2), Caglar (4), Alben (12), Hollingsworth (19) y Senyurek (12) -equipo inicial-, Yalcin (4), Cakir (2), Koksal (3), Canitez (3), Aydin y Guner.

eldia.es