De 31 puntos a Grecia (81-50), de 19 a Corea (82-63) y de 11 a Francia (71-60). Esta es la tarjeta de presentación del rival de España en los cruces de cuartos, un obstáculo de mucha entidad porque no sólo está invicto sino sobre todo ha sido capaz de vapulear a sus rivales jugando un baloncesto de mucho nivel.  Su estrella es el escolta de las New York Liberty en la WNBA Kia Nurse, que es la segunda máxima anotadora del Mundial con 19,7 puntos de media aunque sólo tener 22 años. Nurse sólo está superada por la australiana Liz Cambage (27,7). La bicampeona del NCAA con la prestigiosa Universidad de Connecticut tiene una mano privilegiada desde la larga distancia, como lo demuestra que contra Corea anotó cinco triples en un solo cuarto.

La selección de Canadá tiene una entrenadora, Lisa Thomaidis, que está marcando territorio aunque a priori no entraba como la favorita en llegar a la final. De hecho, el propio técnico español, el entrenador del Hospitalet Lucas Mondelo, se sinceraba ayer en la previa de los octavos de esta noche (21 h, Teledeporte) cuando explicaba que pensaba de Canadá: "Sabía que eran potentes venían con todas sus mejores jugadoras, pero es más potente incluso de lo que pensábamos ". De hecho, aunque todo el mundo habla de Nurse, a la plantilla canadiense también hay Natalie Achonwa, que llega de la WNBA con las Indiana Fever.

Lo que tendrá que intentar hacer España todo es igualar la intensidad en su juego para que Canadá es una plantilla de mucha fuerza y ​​muchos kilos que carga de forma espectacular el rebote ofensivo para tener segundas opciones. Atrapan 16 rebotes ofensivos por partido con Raincock-Ekunwe como principal referente. Hay que tener en cuenta que son un equipo físico y que Canadá pasó directamente a cuartos por haber terminado primera de la fase previa y han descansado más que España, que tuvo que jugar los octavos contra el Senegal. Un duelo pues de máxima dificultad.

Xavi Ballesteros
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)
foto FIBA