Otras seis selecciones se juegan hoy su pase a las semifinales, dentro del sprint final en el que entra una Copa del Mundo que, en tan sólo tres días, pasará de tener ocho equipos supervivientes a entregar sus medallas. Con Estados Unidos y Australia como claras favoritas en sus duelos y un Francia-Bélgica de color incierto, el Santiago Martín vivirá desde primera hora de la mañana una jornada plagada de emoción.

Estados Unidos-Nigeria. Disfrutar del hito histórico conseguido. Con esa única premisa afrontará Nigeria su duelo contra la ultrafavorita Estados Unidos. Las D'Tigress se mirarán en el espejo de Senegal, que en la primera fase aguantó 20 minutos al conjunto de Dawn Staley, en un choque que abrirá la jornada y que las norteamericanas deberían solventar sin demasiados problemas. Las Stewart, Griner, Bird, Taurasi o Delle Donne serán demasiado para el meritorio combinado nigeriano.

Australia-China. Liz Cambage. Nunca un simple nombre llevó aparejadas tantas cosas. Parar a la indiscutible MVP del Mundial (al menos por ahora) gracias al trabajo de Huang Sijing y Li Yueru será la principal obsesión de una selección china que, sin embargo, mal haría en descuidar a las Allen, Whitcomb, Talbot o Smith.

Bélgica-Francia. Junto al Canadá-España, el duelo más equilibrado de cuartos. Las belgas dieron ante España una exhibición de buen juego, basadas en Kim Mestdagh y Emma Meeseman, pero Francia, pese a su irregularidad, cuenta con experiencia, físico y el talento de Sandrine Gruda, Marine Johannes y Endene Miyem. Saltarán chispas.

laopinion.es
foto FIBA