Tras la triple experiencia vivida en el Torneo Internacional de Bembibre, con sensaciones diversas pero enriquecedoras ante selecciones de alto nivel, España afronta la segunda semana de preparación. Día 2, partido amistoso contra Portugal.

Los partidos ante Turquía, Holanda y Rusia, afrontados desde una preparación corta, con mucha carga física y poca táctica, sirvieron para evidenciar la dureza de la competición que espera y la necesidad de mejora en alguno de los aspectos, sobretodo relacionados con la gestión de los resultados adversos durante los partidos. Este grupo de jugadoras ganadoras, acostumbradas a mandar en muchos de los partidos que han disputado en diferentes campeonatos internaciones con Selecciones de formación, les costó reaccionar en el segundo partido ante el acierto de Holanda. Faltaron fuerzas físicas y mentales en ese partido algo, que tras hablarlo esa noche, no sucedió ante Rusia al día siguiente, donde la capacidad de reacción fue mucho mejor.

“No me preocupa que andemos con falta de carga táctica y que por lo tanto nos hayan faltado respuestas en esos primeros partidos. Dentro de la programación prevista, estamos en una fase de mucha carga física para llegar en las mejores condiciones al campeonato. Sobre la capacidad de reacción, me gustó como se comportó el equipo ante Rusia, una selección con un nivel altísimo”. José Ignacio Hernández echa mano de experiencia para saber gestionar la preparación y las sensaciones a veces adversas que pueden provocar derrotas en la preparación.

El próximo día 2 España jugará contra la selección portuguesa en una nueva prueba para valorar el estado de un equipo que mira hacia el Europeo con la ambición e ilusión necesaria. Los físios trabajan con las jugadoras que arrastran molestias y el Preparador Físico mide las cargas para llegar en el mejor estado cuando realmente sea el momento decisivo. Los técnicos van introduciendo las herramientas tácticas que den todavía más seguridad y refuercen el talento individual de las jugadoras.

FEB