Hace poco más de un año, en septiembre de 2019, Breanna Stewart todavía no sabía cuando comenzaría su temporada. La estrella estadounidense se estaba recuperando de una grave lesión en el tendón de Aquiles que se había hecho el mes de abril anterior en la Final Four de la Euroliga jugando con el Dinamo de Kursk, donde era compañera de Marta Xargay y Sonja Petrovic (ahora Vasic).

Después de no poder jugar en la WNBA este verano, en septiembre Breanna Stewart empezaba a hacer ejercicios de recuperación en la pista y, durante algunos días, los hizo en el pabellón del GEiEG en Sant Narcís.

Allí, como suele hacer muchos veranos, el ahora temporalmente retirada de las pistas Marta Xargay entrenaba para acabar de ponerse en forma antes de incorporarse de nuevo al Dinamo de Kursk. Xargay trabajaba con la ayuda del secretario técnico del Baloncesto Girona y reconocido preparador físico, Txus Escosa, y con ellos Breanna Stewart, que, mientras la jugadora gerundense sudaba más fuerte sobre el parqué del Lluís Bachs del GEiEG, hacía ejercicios de recuperación de la su lesión y alguna suave sesión de tiro. Hacía poco más de cuatro meses que se había roto el tendón de Aquiles en la final de la Euroliga. Entonces, Stewart aún veía lejos volver a jugar; y, poco más de un año después, la pasada madrugada del alero estadounidense ganaba su segundo título de campeona de la WNBA con Seattle Storm siendo la mejor jugadora de las finales (MVP), donde ha hecho 28 puntos de media en los tres partidos de la final contra las Vegas ACE a la "burbuja" de Florida volviendo a demostrar que es la mejor jugadora del baloncesto de la actualidad.

Una historia de superación personal que ayer era muy presente en los medios de comunicación norteamericanos. Una más en la vida de Breanna Stewart, que, una vez consagrada como una gran estrella en su país, reveló su complicada infancia, en el que sufrió abusos sexuales.

En poco más de un año, todavía no trece meses, Stewart ha pasado de hacer suaves, muy suaves, ejercicios de recuperación en el GEiEG a volver a ser absolutamente determinado en una pista. Como, seguramente, lo seguirá siendo este invierno con el Ekaterinburg, posible rival del Spar Girona, o el próximo verano en los Juegos Olímpicos de Tokio, donde la jugadora formada en la Universidad de Connecticut (UConn) liderará el Dream Team estadounidense en compañía, entre otros, de un Chelsea Gray que mañana llega a Girona para incorporarse al Uni. Con 26 años, Breanna Stewart ha ganado dos veces el anillo de Campeona de la WNBA, los dos veces siendo el MVP de la final, los años 2018 y 2020 (2019 estaba lesionada), el oro olímpico en los Juegos de Río de Janeiro y dos medallas de oro en Mundiales además de los cuatro títulos universitarios en sus cuatro años en UConn o de lo que ha conseguido en Europa en sus apariciones con Dinamo de Kursk o Ekaterinburg.

diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)