Hace poco más de un año, Anna Cruz debutaba en la WNBA. La actual jugadora del Nadezhda Oremburgo en Europa cumplía su sueño de jugar en la máxima competición norteamericana en las New York Liberty. Tras una temporada de gran nivel deportivo en lo personal y desastroso en lo colectivo, la catalana tendrá la oportunidad de ganar un título tras cambiar de equipo.

Acertó de lleno la '15' llegando a las Minnesota Lynx. O mejor dicho, eligió bien la jugadora con la que juntarse. Jugar al lado de Maya Moore hace un poco más fácil las cosas. La escolta, ex del desaparecido Ros Casares en España, guió a la franquicia americana hacia las finales con 40 puntos en el segundo encuentro de las finales de la Conferencia Oeste ante las Phoenix Mercury.

La jugadora exterior de las Lynx será la segunda española en disputar una final de la WNBA. Amaya Valdemoro ganó con las Houston Comets tres ediciones de la competición americana. En el encuentro que daba el pase al equipo de 'Twin Cities' a la final, Anna Cruz disputó 20 minutos, a los que contribuyó con ocho puntos, y 2/4 en tiros de tres puntos.

Por tanto, cara y cruz. Anna Cruz sigue, pero se queda en el camino Marta Xargay, que en su primera temporada en la máxima competición americana ha llegado hasta la penúltima ronda por el título. En el encuentro donde Phoenix se jugaba la vida, la ex jugadora de Perfumerías Avenida llegó hasta los 28 minuto de juego, donde aportó cuatro puntos, tres rebotes y dos asistencias.

Cruz espera rival
La internacional española, medalla de bronce con su selección en el Europeo de este pasado verano, espera rival en la lucha por el título. Su contrincante saldrá del duelo de desempate que disputarán las Indiana Fever y las New York Liberty. En el primer partido vencieron las Liberty por 67-84. En el segundo choque, las de Indiana reaccionaron e igualaron, con un 64-70, una eliminatoria que se decidirá esta madrugada. Una española espera para hacer historia llevándose el anillo


MARCA