No salió de titular pero Anna Cruz fue la tercera jugadora que dispuso de más minutos de las Minnesota Lynx. Es una pieza básica y saliendo del banquillo podría ser la mejor sexta jugadora de la WNBA. Estuvo 31 minutos en pista -sólo superada por Seimone Augustus (37) y Sylvia Fowles (33) - y su actuación fue brillante: 3/4 tiros de dos, 4/6 libras, 10 puntos y 5 asistencias.

Anna Cruz es a un solo paso, una sola victoria, de hacer aún más grande su leyenda. Tras convertirse en la primera catalana a jugar en una final, después de que Marina Ferragut llegara pero no disputara ni un minuto, ahora puede dar el paso definitivo. Tras debutar el curso pasado con las New York Liberty, Cruz ha dado un paso adelante para que no sólo está en la plantilla de Minnesota sino que es una pieza determinante.

Lo que sí ha sabido hacer la WNBA es encontrar su espacio para convertirse en un acontecimiento muy seguido en Estados Unidos. La NBA aún no ha comenzado y esto hace que las miradas se pongan en las chicas. Por televisión y en los pabellones, porque en el último partido jugado en Minnesota había 12.134 espectadores en el Target Center, mientras en el último partido en el Bankers Life Fieldhouse Arena de Indiana la cifra se elevó hasta los 16.332. En el caso de un quinto y definitivo partido, el pabellón de las Lynx podría tener un lleno absoluto.

Cruz: "El sueño está aquí"

La badalonesa continúa viviendo en una nube. Ayer, después del partido, la misma Anna Cruz lo explicaba: "El sueño lo tengo muy cerca y ahora lo daré todo, esto sólo pasa una vez en la vida y no quiero desaprovechar", subrayó la base badalonesa.

Moore hace el triple del triunfo en el último segundo

Maya Moore, una de las mejores jugadoras del mundo, convirtió el tercer asalto de la serie final en un auténtico espectáculo. Cuando sólo quedaban 1,7 segundos, con empate a 77 en el marcador y pelota de las Minnesota Lynx, recibió la pelota de lado, hizo una finta rápida para evitar el tapón de su defensora y en la última décima del partido anotó un triple que daba el triunfo a su equipo, que, además, recupera el factor cancha en un hipotético quinto y definitivo partido de desempate, que se jugaría en Minnesota. Moore había hecho hasta entonces una serie de 3/6 en triples y 21 puntos en 22 minutos. Increíble

Xabi Ballesteros
lesportiudecatalunya.cat
foto: AFP