Si Anna Cruz alguna vez ha tenido un sueño en el baloncesto, seguro que es muy parecido al que acaba de vivir. Jugar en la NBA, llegó a la final en un quinto y definitivo partido (3-2), pasó de ser la sexta jugadora a coger un protagonismo de actriz principal, ganar el título y hacerlo ante su afición. La hazaña parece irrepetible para otro. Pocas veces, si es que lo ha hecho, ha jugado ante 18.933 espectadores, con el apoyo de un Target Center de Minnesota lleno a rebosar.

La badalonesa Anna Cruz pasó a la historia en la madrugada por haberse convertido en la primera jugadora catalana a ganar el título de la NBA femenina. Cruz ayudó con 5 puntos, 4 rebotes y 1 asistencia para que su equipo, las Minnesota Lynx, ganaran el quinto y definitivo partido de la final en un encuentro que dominaron siempre. La mejor fue fowleri con 20 puntos. Hasta ahora sólo había habido una catalana, Marina Ferragut, que había disputado una final NBA femenina, pero no había jugado ningún minuto y, además, la perdió. En España sí hay una jugadora, Amaya Valdemoro, que fue campeona tres veces, con las Houston Comets, pero tampoco tuvo un papel importante. Cruz, que tiene este curso un balance de 7,8 puntos, 3,5 rebotes y 3,4 asistencias en 27,9 minutos de media, tiene previsto hacer un pequeño parón en Badalona -vive junto al Palau Olímpic- antes de partir en Rusia, donde juega durante el año. De hecho, su equipo, el Nadezna ruso, venció ayer el Spar CITYLIFT Girona en el debut en la Euroliga femenina (65-41). Cruz vivirá hoy las celebraciones del título en Minnesota -donde coincidió con Ricky Rubio- y tiene previsto mañana viajar hacia Cataluña para poder estar algunas horas en Badalona. Pero será un periodo corto.


Minnesota, tres títulos en los últimos cinco años

Las Minnesota Lynx se han convertido en el equipo del momento después de conseguir su tercer título en los últimos cinco años. De esta manera, iguala en campeonatos las Phoenix Mercury -la franquicia donde ha jugado esta temporada la gerundense Marta Xargay- y las Detroit Shock, y queda a sólo uno de las Comets de Houston. Además, las Minnesota Lynx se tomaron la revancha del título que perdieron en 2012 precisamente contra las Indiana Fever. El MVP de la final fue Sylvia Fo · las, con 15,6 puntos y 9,4 rebotes de media en la serie final.

LA "FIDO-DIDO" DE GITANJALI

A finales de los años ochenta se hizo famoso un personaje que utilizaron las gaseosas 7Up. Era delgado y largo. Y este fue el apodo que le puso su compañera Silvia Domínguez, a quien llamaban Chicho Terremoto: "Era rápida y delgada, cuando entraba a canasta parecía que había que romper, pero era imparable." Ambas han tenido una vida paralela. Salieron de Badalona, ​​jugaron en la escuela Gitanjali, luego al Universitario, posteriormente UB Barça, y luego separaron sus caminos aunque se han ido encontrando la selección y son grandes amigas. La entrenadora con quien hizo el salto de junior a senior fue Carmen Lluveras: "Fue cuando dieron el salto del baloncesto amateur al profesionalismo, a saber seguir unas normas, una disciplina." Por Lluveras, el cambio de Cruz estado en dos aspectos: "Ha demostrado que ha madurado mentalmente, dirige bien y con rapidez, puede estar en la posición de base y de escolta y ha ganado mucho en el tiro desde media distancia". En verano se colgó la medalla de plata en el europeo y tres meses después se ha puesto el Anillo de campeona del WNBA. "Ahora marcha hacia Rusia, donde intentará hacer un año completo y ganar la Euroliga con el Nadejda, su asignatura pendiente.


Xabi Ballesteros
lesportiudecatalunya.cat